31/5/13

El cosmonauta

El cosmonauta dirigida por Nicolas AlcaláTítulo original: El cosmonauta (The Cosmonaut)
Año: 2013
Duración: 79 min.
País: España
Director: Nicolas Alcalá
Guión: Nicolas Alcalá
Música: Remate
Fotografía: Luis Enrique Carrión
Reparto: Katrine de Candole, Leon Ockenden, Max Wrottesley, Greg Blackford, Steve Galache Productora: Riot Cinema Collective

En 1975, el primer cosmonauta ruso que llegó a la Luna no consiguió regresar. Se le dio por desaparecido en el espacio. Él, sin embargo, a través de fantasmales mensajes de radio, afirma que ha vuelto a la Tierra, pero que la ha encontrado vacía, sin un alma. Su irreal presencia y su voz irán destruyendo poco a poco el mundo de sus seres queridos.



El Cosmonauta es un interesante proyecto que nace de una iniciativa cada vez más extendida, pero fue una de las primeras películas de nuestro país en conseguir sacar adelante un ambicioso proyecto financiado  mediante crowdfunding. Quienes puedan desconocer el método, se trata de un cooperación colectiva a través de la difusión de un proyecto para conseguir financiación de otras personas u organizaciones para su realización. Con Internet hay más facilidad para difundir este tipo modelo de financiación, es la herramienta ideal para mostrar una gran variedad de iniciativas.
Una de las propuestas más interesantes de El Cosmonauta es su modo de difusión, su estreno fue multiplataforma, el 18 de Mayo del 2013 se fechó un estreno con la intención de ser simultáneo en Cines, dvd, Canal+, y también de forma gratuita en la web oficial. Los tiempos están cambiando, la forma de consumir cine también, y este tipo de iniciativas de distribución pueden abrir otros caminos que convivan con el convencional; en ese aspecto, El Cosmonauta entra dentro de un movimiento pionero a nivel nacional.


También quiere unirse a la forma de narrativa transmedia, que consiste en ampliar la experiencia de la ficción a través de diferentes disciplinas artísticas. En lugar de diseminar, en este caso, el contenido de la película por diferentes canales como cines, dvd, tv, internet, móviles, etc. La narrativa transmedia propone, a parte del contenido existente, aportar nuevo contenido por Internet, videojuegos, móviles, cómics, libros, teatro, exposiciones, etc. Y cada canal debe aportar nuevos aspectos al todo, que se complementen entre ellos ampliando lo que sería el punto de partida, en este caso, la sinopsis de El Cosmonauta.

También hubiera sido la primera película española financiada íntegramente mediante crowdfunding, con la colaboración de más de 4500 personas que aparecen en los créditos. La productora Riot Cinema Collective compuesta por tres jóvenes integrantes inició el proyecto en el 2004, al principio todo parecía muy bonito, pero fueron surgiendo baches durante el camino de conseguir una financiación integra mediante crowdfunding. La cuestión es que se creó cierta polémica con el proyecto, su presupuesto ha sido aproximadamente de unos 860.000€ y no todo gracias al crowdfunding, pues al final el mayor porcentaje de financiación se recibió por entidades privadas y dinero público. Aunque la mayor polémica que tambalea la ética que sustentaba el proyecto, fue de forma mediática. La respuesta del director de la película, a un mail que recibió solicitando empleo en su productora. Eso podría ser una estrategia para hacerse auto publicidad, pero vaya, de cualquiera de las maneras es una desfachatez y una falta de respeto horrible. Para que cada persona pueda opinar, podéis sacar vuestras conclusiones leyendo este artículo.



Pero como lo que importa es la película, hay que procurar valorarla como tal, en parte dejando a un lado aspectos de su proceso de preproducción y polémicas adjuntas. Aunque, es entonces cuando se puede establecer cierta conexión, sobre todo con el resultado final. ¿Quiere esto decir que se trata de una mala película? No, en absoluto. Tiene cosas muy interesantes, pero su conjunto global no está a la altura de la pretensión que radica en la propuesta.
El Cosmonauta fue rodada en Letonia, Rusia y España, buscando de una forma bastante acertada una ambientación setentera de la antigua Unión Soviética durante la época de la carrera espacial, en un supuesto viaje a la luna. No dispone de un reparto de actores y actrices muy conocidos, pero han actuado mucho en televisión y han aparecido en papeles de películas con mucha distribución. Imagino que de ahí y la intención de buscar una distribución más amplia y comercial, se decidió rodar la película en inglés. A nivel personal creo que se trata de un error, pues dada la naturaleza base del proyecto, se tendría que haber apostado por rodar la película en ruso, esa falta de riesgo hace restar coherencia artística al conjunto.


El apartado técnico con el que se ejecuta la película está muy logrado, buena fotografía, encuadres interesantes, algún movimiento de cámara llamativo, bastantes efectos digitales que cumplen sobrados su cometido; una banda sonora efectista, aunque por momentos abusiva en la dramatización. En ese aspecto no hay quejas, incluso, potencia una puesta en escena interesante que durante el punto de partida de la película ayuda a mantener tu atención. La ensambladura de todo es lo que consigue que el resultado global termine en decepción, no por un montaje malo, el montaje está bien ejecutado y en algunos momentos con ideas muy interesantes. Pero ahí se puede apreciar como durante el camino del proceso creativo hay algo que se perdió o no quedó definido como una base solida de intenciones.

He leído opiniones que tachan la propuesta como una narrativa no lineal, pero vaya, lo he visto completamente lineal, excepto que alterna diferentes líneas temporales con una especie de mundo paralelo. Una propuesta muy interesante, pero en la práctica queda muy vacuo como conjunto global, en definitiva, me hizo pensar en Muriel de Resnais, pero de forma fallida. No revelaré nada de la película, pero me gusta que no se tenga que profundizar en información de los personajes para mostrar lo que importa, sus emociones a través de detalles, lo malo es que no se consigue transcender más allá de una barrera de apatía.
Otra característica de la película es que bajo licencias Creative Commons quieren ofrecer la posibilidad al público de montar la película a su gusto, desconozco si incluso con material adicional, siempre bajo un uso no comercial; por lo mismo creo que también se ofrece la posibilidad de ver, supongo que bajo pago, un final alternativo o distintas alternativas de montaje. De todos modos, es algo difícil de cuajar, pues tras ver El Cosmonauta no se genera el suficiente interés para querer extender la experiencia.

Puntuación

2 comentarios:

  1. Pues si para mi ya me parecierón soporiferos los 20' de adelanto que pasaron en Sitges, con lo de la carta por el C.V, ya estan en mi lista negra, Como bien has dicho que falta de respeto hacia alguien y más en los momentos en que vivimos actualmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No vi el adelanto en Sitges, pero si sólo 20 minutos te parecieron soporíferos la película entera te hará roncar ;)
      La contestación al CV es una salida de tono bastante importante, luego el chaval se disculpó en su blog, pero vaya... incluso disculpándose se justificaba un poco, no tiene pinta de ser muy humilde.

      Eliminar