29/5/13

Fast & Furious 6

Fast & Furious 6 dirigida por Justin LinTítulo original: Fast and Furious 6
Año: 2013
Duración: 130 min.
País: Estados Unidos
Director: Justin Lin
Guión: Chris Morgan
Música: Lucas Vidal
Fotografía: Stephen F. Windon
Reparto: Vin Diesel, Dwayne "The Rock" Johnson, Gina Carano, Michelle Rodriguez, Paul Walker, Luke Evans, Jordana Brewster, Elsa Pataky, Sung Kang, Gal Gadot, Ludacris, Tyrese Gibson, Joe Taslim
Productora: Universal Pictures / Original Film / Etalon film

Desde que Dom (Vin Diesel) y Brian (Paul Walker) destruyeron el imperio de un mafioso y se hicieron con cien millones de dólares, se encuentran en paradero desconocido; no pueden regresar a casa porque la ley los persigue. Entretanto, Hobbs (Dwayne Johnson) ha seguido la pista por una docena de países a una banda de letales conductores mercenarios, cuyo cerebro (Luke Evans) cuenta con la inestimable ayuda de la sexy Letty (Michelle Rodriguez), un viejo amor de Dom que éste daba por muerta. La única forma de detenerlos es enfrentarse a ellos en las calles, así que Hobbs le pide a Dom que reúna a su equipo en Londres. ¿Qué obtendrán a cambio? Un indulto para que todos puedan volver a casa con sus familias.

Cuando Justin Lin tomó el relevo de la franquicia con la tercera entrega desarrollada en Tokyo, todo apuntaba a que la saga terminaría en desastre. Aunque, en un segundo visionado me agradó un poco más, me sigue pareciendo la más floja.
Pero Lin no se dio por vencido, nos calló la boca a los seguidores de la franquicia con una cuarta y quinta entrega. Tras dirigir también esta sexta parte, ha anunciado su dimisión para la séptima. Qué actualmente ya se está gestando, y será dirigirá por James Wan (Saw, Insidious), veremos si Wan se desenvuelve igual de bien que su antecesor.

Esta parte contiene todos los elementos característicos de la ya afincada y definida franquicia, pero dichos elementos no están dispuestos con la misma genialidad y carisma que en anteriores entregas. No tengo claro hasta qué punto es un intento de volver a revitalizar la saga (cosa que ya hicieron con mejor acierto en la anterior) o ha sido algo involuntario. Con la quinta, Lin conseguía el equilibrio perfecto entre el crimen y la acción, sin dejar de lado aspectos tan remarcables para los seguidores de la saga.

Aquí se le resta importancia a los elementos habituales; la potencia, las carreras y los atracos. Dando paso a la acción más espectacular, en la que todo vale, sí o sí, con tal de impresionar. La película gana en relación de los personajes, siendo mucho más amplia que en las anteriores. Pero pierde su firma.


Se aleja del mundo automovilístico que ha caracterizado el resto de la saga, poner coches al fondo del escenario no lo es todo. El resultado es bueno, pero se vuelve un poco más rudimentario y cercano al cine de acción estándar; muchas persecuciones, tiroteos y peleas cuerpo a cuerpo.
Resulta lógico que en cada entrega se busque mayor espectacularidad, y vale que siempre ha sido una identidad de la franquicia, además de lo mejor de ésta, pero a Dom (Vin Diesel) solo le faltaba que le salieran alas en la espalda en la escena del puente.

La importancia de la misión no es tan relevante como en anteriores entregas, en realidad da lo mismo ocho que ochenta, incluso la motivación de ambos grupos, malos y buenos, es un portentoso mcguffin. Aunque hay que decir que crear un grupo antónimo al de Dom y compañía, es un acierto. Sin embargo, las dos anteriores entregas dejaron el listón bastante alto, sobre todo la quinta. De manera, que resultaba difícil estar siempre en el puesto más alto del podio.

Pero no os equivoquéis, la película resulta entretenida, y lo más importante, no se hace pesada. Sus dos horas pasan igual de rápido que las propias persecuciones, que ahora, ya no son vulgares carreras, son persecuciones a vida o muerte.


A nivel interpretativo todos siguen en la línea favorable, pero, como es lógico los que más destacan del grupo son Vin Diesel y Paul Walker, el mejor dúo de toda la saga. Si bien, no hace falta decir que la incorporación de Dwayne "The Rock" Johnson fue un soplo de aire fresco, que todavía se mantiene.

El guionista Chris Morgan, que se ha hecho cargo de los guiones desde la tercera parte, sigue promoviendo la unidad familiar de la primera parte. Elemento, que se perdió en la segunda y tercera entrega, recuperado cuando volvió Vin Diesel a encontrarse entre el reparto de la cuarta parte, haciendo mucho más hincapié en ello. Además vuelve a reunir casi todo el equipo de la quinta parte, personajes aparecidos a lo largo de todas ellas. Como es lógico algunos se quedan y otros se van para no ¿volver? Viendo lo que han hecho con Michelle Rodríguez, que desapareció en la cuarta para regresar en ésta, todo es posible.

El guión escrito por Morgan, si lo comparamos con su anterior entrega, pierde un poco de chispa y originalidad. Intenta parecer demasiado enrevesado en algunas explicaciones e intentar 'sonar' como una película de espionaje industrial.
Aunque, parte de esa frescura que le falta, es culpa del tosco montaje final. Un montaje que resiente las brillantes y mejores escenas, algunas de ellas resultan demasiado largas, rocambolescas y sobrecargadas de efectos, como por ejemplo la del avión. Con una sesión de tijera hubiera quedado una película mucho más intensa y dinámica. Funciona como película de acción mucho mejor que como secuela de la franquicia.

Indispensable quedarse en los créditos finales, ya que se nos muestra al malo de la próxima entrega, después de ver quién es el actor que se pondrá en la piel de malo, iré a verla seguro.

Puntuación

No hay comentarios:

Publicar un comentario