22/6/13

El hombre de acero

El hombre de acero dirigida por Zack SnyderTítulo original: Man of Steel (Superman)
Año: 2013
Duración: 143 min.
País: Estados Unidos
Director: Zack Snyder
Guión: David S. Goyer (Historia: David S. Goyer, Christopher Nolan)
Música: Hans Zimmer
Fotografía: Amir Mokri
Reparto: Henry Cavill, Amy Adams, Russell Crowe, Michael Shannon, Kevin Costner, Laurence Fishburne, Diane Lane, Ayelet Zurer, Christopher Meloni, Antje Traue, Jadin Gould, Tahmoh Penikett, Michael Kelly, Dylan Sprayberry
Productora: Coproducción USA-Canadá-Reino Unido; Warner Bros. Pictures / Legendary Pictures / Atlas Entertainment

Clark Kent (Henry Cavill) es un joven periodista que posee poderes sobrehumanos. Cuando era un niño, fue enviado a la Tierra desde Krypton, un lejano planeta muy avanzado tecnológicamente, Educado en los valores de sus padres adoptivos, Martha (Diane Lane) y Jonathan Kent (Kevin Costner), llega a la conclusión de que esos poderes le exigen grandes responsabilidades: no duda entonces en transformarse en Supermán, el Hombre de Acero, para proteger no sólo a los que quiere, sino también para representar una esperanza para el mundo.

El mejor agente británico 007, siempre será Sean Connery y el mejor Superman, siempre será Christopher Reeve, de eso no me cabe duda alguna. Es cierto, que la última vez que revisioné (hace ahora ya una década) la obra dirigida en 1978 por Richard Donner, se me cayó un mito infantil. Había envejecido demasiado en cuanto a efectos especiales se refiere. Esos improvisados fondos cromáticos en los vuelos de Superman, hacían daño a la vista. Sin embargo, ésta se sustentaba bastante bien en otros muchos aspectos argumentales. De todas formas, no he querido correr el riesgo re visionarla otra vez, he ido a ver la nueva versión con el recuerdo de entonces, siempre será mejor que el extraído en la actualidad.

La película de Zack Snyder tiene un diseño de producción excelente; las armaduras, las naves y los trajes son de lo mejorcito. En cambio, los efectos especiales y digitales no son tan elocuentes, algunos cumplen muy bien su cometido, cierto, pero otros no tanto. Lo más sufrido y resentido, se encuentra en el fuego, el humo y las ondas expansivas, demasiado superpuesto en el entorno. Estoy seguro que en pocos años envejecerá mucho visualmente.

En cuanto a la historia, sufre los mayores cambios hasta la fecha en el personaje. A grandes rasgos es lo mismo, pero tiene detalles que cambian. Se suprime el rol de Clark Kent, al menos de la manera en que lo recordamos la gran mayoría, con gafas y camisa a cuadros. Queda para el final de la película, que ya huele a segunda parte. Al Kent de Snyder se le intenta dar un toque más reflexivo y moral.


El estilo de David S. Goyer en el guión se nota mucho en ese aspecto, y las labores de Christopher Nolan en cuanto a la construcción/ampliación de la historia y productor del film, también. Sin duda lo mejor de todo, son esas explicaciones extras que nos ofrecen. Precisamente les daba para hacer una película en la que no tratase de Superman, pero claro el nombre es lo que vende.

No a todos los superhéroes les queda bien ese toque oscuro, ejercido sobre el personaje de Batman en la reciente trilogía realizada por Nolan, pero lo han sobrellevado con bastante acierto, incluido a modo de begins (tan de moda actualmente) el prólogo en el planeta Kriptón. Aún con sus excesos visuales, el prólogo tendría mucha más importancia en el desenlace del film, de no ser por la excesiva y gratuita pirotecnia desplegada en la segunda, debido en gran parte a los delirios de grandeza visuales de los que adolece últimamente Snyder. La molestia que se han tomado en construir y re planificar la historia en torno al mítico superhéroe creado por la editorial DC, se pierde en un mar de efectos visuales.

Es una lástima, porque el conjunto tiene sus aciertos, tantos, como desaciertos. Dejando la balanza bastante equilibrada, pero en un producto de semejantes características y elevado presupuesto de 225 millones de dólares, esto es casi imperdonable. No negaré, que es bastante mejor que el remake realizado por Bryan Singer (X-Men). Labor no muy difícil, teniendo en cuenta como le quedó a éste su versión del héroe de Krypton. Sin embargo, eso no excusa a Snyder de semejante, no diré desastre, pero sí insuficiente resultado.

Además del excesivo metraje, existe demasiada información en el primer tramo del film. Lo cual no sería un problema, si dicha información, fuera distribuida adecuadamente, y sobre todo, aprovechada durante la segunda mitad de la película. Mitad en la que Snyder da rienda suelta a sus emociones, desata toda la pirotecnia gratuita digital, y nos deja unas escenas tan confusas como mareantes. Aunque hay una unidad de cámara al que tendrían que dar un diazepam, porque hasta en los planos de conversaciones hay un titubeo constante de la cámara.


Como buen blockbuster que es, es lógico que haya de tener acción, pero siempre sin perder la dosificación y la coherencia. Entonces me pregunto ¿para qué quiero tanta profundidad en el personaje, si luego todo se vuelve una sucesión de efectos brillantes y luces de colores?

A los mencionados defectos, hay que sumar las inverosímiles reacciones o cuestiones de dudosa resolución. Como la de Kal-El frente al huracán que pone en peligro a su padre de la tierra, interpretado por un demacrado y solvente Kevin Costner. O ¿Como éste último es capaz de mover una nave de 8 toneladas hasta el cobertizo de su granja? También tenemos un cliché del cine catastrófico; en una ciudad totalmente arrasada por Zod en una despampanante batalla final, que dura una cuarta parte del film, ¿cómo puede el jefe de la redacción del Daily Planet y sus acólitos seguir por ahí tan tranquilos vivitos y coleando?

Y con esta nos acercamos a Roland Emmerich y su Independence Day ¿Como un científico de la tierra mirando una pantalla y un gráfico, sabe en pocos segundos cual es el efecto que está causando la nave interplanetaria en la tierra? ¡Ojo! que Independence Day me gusta. Pero ese intento de justificación y profundidad argumental en el guión, hace que nos cuestionemos semejantes despropósitos. Si no se hubieran molestado tanto con ciertos preámbulos, y en solidificar ciertos aspectos del guión, para luego olvidarse de todo y convertirlo en un blockbuster puro y duro, hubiera disfrutado mucho más lo que es.


El reparto cumple las funciones en el contexto del film, pero no hay ninguno de ellos con el que llegues a empatizar en ningún momento, ni siquiera el propio Superman, al que casi siempre llaman Kal-El en lugar de Superman. La carencia de emociones entre los personajes se extiende a lo largo de la película, además, las secuencias de acción no resultan especialmente emocionantes, ni siquiera con el logrado y apabullante score compuesto por Hans Zimmer, el cual ha trabajado con Nolan y sus Batman.

Se ha omitido hacer un guiño a la clásica melodía creada por Jhon Williams, aunque, desde mi punto de vista, no hubiera pegado ni con cola en el tono semioscuro del film. Pero hay un par de guiños, aunque no sé muy bien si contentarán a los fans acérrimos, con nombres míticos en partes del escenario, Smallville en un depósito de agua y Lex industries en un camión cisterna.

Superman le dice a Lois que el logo en su pecho, no es un S de Superman, significa esperanza en su pueblo, pero yo creo que es una S de Son Goku, cuando veáis la batalla final lo entenderéis.
Un film entretenido de ver, pero insuficiente en bastantes aspectos, e injusto para un personaje tan famoso en el mundo del comic.

Puntuación

8 comentarios:

  1. Pues yo he salido completamente emocionado al verla. Me ha encantado, y tenía cierto miedo, porque es mi superhéroe favorito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película está bien, pero el contraste entre ambas partes es lo que no me convence. Aunque, creo que va a gustar en general bastante.

      Eliminar
  2. La verdad es que me llamaba cero la atención desde la primera imagen que vi. Después de leer como la dejas ya imagino que mejor olvidarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película está realizada para contentar a la gran mayoría. Aunque siempre habrá opiniones contrarias. Y aunque le encontrarías algún acierto, puedo afirmar que te gustará menos que a mí.

      Eliminar
  3. Coincido con lo que comentas. El principio no estaba mal, pero todo se pierde en la segunda mitad de la película, una sucesión de acción desenfrenada y efectos especiales que dejan de lado lo que Superman significa.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, es una mala compensación entre ambas 'tonalidades'. Elaboran una primera parte, para terminar en un desparrame visual carente de la emoción necesaria e incluso en ocasiones de sentido.

      Gracias por comentar.

      Eliminar
  4. Pues al no gustarme casi nada Superman en general.Ni su historia ni ninguna de sus peliculas me parecen nada especial(incluida la de Donner aclamada por la mayoria)lo unico que me interesa ver cada vez que sale una pelicula es ostias(como dicen en España),ostias,ostias y mas ostias sumado a escenas de destruccion lo mas espectaculares posibles.En otras palabras,algo lo mas cercano a las peleas de Dragon Ball posible que por algo Superman pertenece a una raza de seres mega poderosos capaces de destruir una ciudad de un soplido.Con ver algo que tranquilamente podria ser una pelea de Goku vs Vegeta ya me conformo lo cual a pesar de lo facil de hacer realidad que parece ninguna de las peliculas del kriptoniano que he visto me ha dado.A juzgar por los trailers y las criticas esta sera la excepcion asi que dificilmente me defraude esta pelicula.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces la segunda mitad te va a encantar. El problema, es que se intenta desarrollar una buena historia, que luego no importa, han puesto mucha polvora y se han dejado el mechero en casa.

      Eliminar