30/8/13

Sitges 2013: Seven Chances suma titulos

A menos de un mes y medio para que de comienzo la 46º edición del Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya, se siguen confirmando titulos en la programación. Aunque otros años, por estas fechas recuerdo un mayor número de títulos, lo que se ha confirmado hasta el momento no deja indiferente a cualquier aficionado.


La sección Seven Chance será encabezada por Passion, de Brian De Palma; La fille de nulle part, de Jean-Claude Brisseau; Leviathan, de Lucien Castaing-Taylor y Véréna Paravel, Interior. Leather Bar, de James Franco y Travis Matthews; Much Ado About Nothing, de Joss Whedon; Vulgaria, de Pang Ho-cheung, y la edición recuperada de El desierto de los tártaros (Il deserto dei tartari, 1976) d e Valerio Zurlini.

dirigida por Brian de Palma dirigida por Jean-Claude Brisseau

Passion, el último thriller erótico firmado por el maestro Brian De Palma y es un remake libre de Crime d'amour (2010) de Alain Corneau. El film nos conduce por un laberinto de deseos y obsesiones a través de una peligrosa relación que entablan dos mujeres, Rachel McAdams y Noomi Rapace, en una lucha por el poder que se traslada del trabajo al dormitorio.

James Franco, que ha protagonizado la trilogía de Spiderman, El origen del planeta de los simios o 127 horas, también nos ha mostrado una faceta interpretativa menos comercial, con un personaje bastante 'peculiar' en Spring Breakers de Harmony Korine. Film proyectado en la pasada edición, el cual, me perdí y precisamente he visto recientemente.
Pero no contento con su exito como actor, ha iniciado una carrera como director con más de una decena de largometrajes. En esta edición de Sitges, nos presenta Interior. Leather Bar, un film diferente codirigido junto a Travis Matthews. Franco, que también protagoniza el film, nos introduce en un juego metacinematográfico a partir del metraje censurado A la caza (Cruising, 1980), de William Friedkin. Sendos cineastas documentan el rodaje de una recreación de estas escenas de sexo gay explícito en el interior de un bar de ambiente para explorar los conflictos y prejuicios que genera, ayer y hoy, la representación de la homosexualidad en el cine.

dirigida por Lucien Castaing-Taylor dirigida por James Franco

Joss Whedon, director de Serenity y Los Vengadores, abandona temporalmente los blockbusters y el fantástico para llevar a cabo Much Ado About Nothing, una adaptación contemporanea y con bajo presupuesto de Mucho ruido y pocas nueces, de William Shakespeare. Whedon desplaza este clásico de la comedia de malentendidos a la California de hoy en día evidenciando el parentesco con la screwball comedy. A la vez, nos invita a establecer conexiones shakesperianas con el resto de su obra.

Jean-Claude Brisseau, conocido por obras como Choses secrètes (2002) o Les anges exterminateurs (2006), nos brinda con La fille de nulle part su película más intimista. El mismo Brisseau, se pone en la piel de un profesor jubilado que a duras penas sale de casa, y ve su vida cotidiana perturbada por la aparición de una joven llegada de ninguna parte.

Desde Sensory Etnography Lab de Harvard, Lucien Castaing-Taylor y sus colegas están revolucionando el mundo del documental contemporáneo con títulos como Leviathan que invocan al monstruo marino de repercusiones bíblicas para sumergirnos de lleno en la experiencia sensorial de vivir y trabajar en un barco de pesca en alta mar. Leviathan se infiltra en el campo del terror sin dejar de estar nunca anclado en lo real.

dirigida por Joss Whedon 

Pang Ho-cheung presenta Vulgaria, una de las comedias más alocadas del reciente cine de Hong Kong. En la película un productor en horas bajas acepta la ayuda de un gánster para poder llevar adelante un remake de un antiguo film porno.

Sitges 2013 recupera uno de los clásicos modernos del cine italiano El desierto de los tártaros de Valerio Zurlini. El film se ha recuperado en imagen 4K a partir del negativo original y con la supervisión de su director de fotografía, Luciano Tovoli, llega a Sitges después de exhibirse en la sección Cannes Classics del festival francés. El desierto de los tártaros cuenta con la banda sonora de Ennio Morricone y con Vittorio Gassman, Jean-Louis Trintignant, Giuliano Gemma, Philippe Noiret, Helmut Griem, Max von Sydow, Laurent Terzieff, Fernando Rey y Paco Rabal en el reparto.

24/8/13

Sitges 2013: La guerra de los mundos

Este año se cumplen dos aniversarios relacionados con la novela de H. G. Wells, La guerra de los mundos. Por un lado, los 60 años del estreno en cines de la adaptación cinematográfica dirigida por Byron Haskin, de la que en 2005, Steven Spielberg realizó un remake con un arranque espectacular, pero con un resultado final inferior.
Desde el inicio del cine hubo intentos por llevar la novela a la gran pantalla. Wells vendió los derechos a Paramount en 1924, pero la producción no se llevaría a cabo hasta después de más de dos décadas.

Y por el otro, se aúna el 75 aniversario de la retransmisión radiofónica basada en la novela del escritor y realizada por Orson Welles. Causando una gran conmoción en los Estados Unidos cuando muchos oyentes del programa pensaron que se trataba de una retransmisión verdadera de una invasión extraterrestre.


Por este motivo el Festival de Sitges 2013,que se celebrará del 11 al 20 de octubre, con la colaboración de Gas Natural Fenosa (uno de sus patrocinadores) realizará dentro del certamen una exposición que trasladará a los visitantes a una vivienda americana de finales de los años 30 bajo los efectos del caos de la supuesta invasión alienígena.

 

La muestra supervisada por Jordi Ojeda, profesor asociado de la Universidad de Barcelona, incluirá efectos de sonido, imágenes y objetos que evocarán la novela y la película. Además, se proyectará la obra cinematografica, completando así el homenaje a La guerra de los mundos.

La exposición estará instalada en el espacio de Gas Natural Fenosa, junto al Auditori del Hotel Meliá Sitges.

H. G Wells

H. G. Wells es uno de los grandes autores de la literatura universal. Fue en los primeros años como escritor de ficción en los que creó sus mejores obras de ciencia ficción: La máquina del tiempo (1895), La isla del Doctor Moreau (1896) o El hombre invisible (1897).

Orson Welles

En 1938, Orson Welles dirigió una adaptación radiofónica de La guerra de los mundos para la CBS en el Mercury Theatre, donde llevaba varios meses realizando una interpretación semanal en las que dramatizaba diferentes obras de la literatura. Previendo una falta de interés de los radioyentes, Welles encargó a su guionista, Howard Koch, que adaptase la obra original a la actualidad y que sucediera en territorio americano (el azar escogió New Jersey como el lugar de la invasión). Lo que sucedió la noche del 30 de octubre de 1938 ya es historia.

19/8/13

Spooky Prom, octava edición

Hoy me desmarco de la tematica actual, el cine, para dar paso a la música. Ello se debe a que sus organizadores son los responsables de las Spooky Cinema, que aquí siempre difundimos u otros eventos cinematográficos como el Horrorvisión, spanish horror trash film festival.


Un año más regresan después de las vacaciones veraniegas con la Spooky Prom (baile anual de fin de curso) que se encuentra ya en su octava edición.
Además de las actuaciones de las bandas y la música de Dj Don Diablo. El evento contará con todo lo habitual de un baile de fin de curso; ponche, elección del Rey y la Reina, concurso de baile. También habrán stands, premios, maquillaje monster...

Se celebrará el 14 de Septiembre - Auditorio de Les Basses (C/. Teide 20 - Metro Vilapicina) Apertura de puertas: 20:30h

Las bandas son las siguientes:

Theee Bat
Garage muy loco desde el Japón!!!
Desde la escena punk garajera nipona llegan en su Batmovil luciendo cascos de la policía británica, su fuzz y actitud hace que su música sea tan salvaje y acelerada como su loca puesta en escena.
http://theeebat.fool.jp/

White Blacula
Los miembros de la banda de Liverpool Zombina and the Skeletons forman esta banda de Garage psicotronico, oscuro y terrorífico...
http://whiteblacula.bandcamp.com/

Eyaculación Post Mortem
Horror-western after-punk
http://eyaculacionpostmortem.blogspot.com.es/

Double Six
Rock’n’Roll al ataque
https://www.facebook.com/pages/Double-Six/71542571056

Psycho Tendencies
Psychobilly mutante!

Aprovecha la oferta especial de verano!!!! Del 24 de julio al 19 de agosto, la oferta termina hoy mismo.
http://laoscuraceremonia.wix.com/spookypromhighschool#!tickets/c1moz
Entrada para parejas: 20€
Entrada individual: 12€

Mas información en su web. http://laoscuraceremonia.wix.com/spookypromhighschool

17/8/13

Elysium

Elysium dirigida por Neill BlomkampTítulo original: Elysium
Año: 2013
Duración: 109 min.
País: Estados Unidos
Director: Neill Blomkamp
Guión: Neill Blomkamp
Música: Ryan Amon
Fotografía: Trent Opaloch
Reparto: Matt Damon, Jodie Foster, William Fichtner, Alice Braga, Sharlto Copley, Diego Luna, Wagner Moura, Talisa Soto, Ona Grauer, Terry Chen, Adrian Holmes
Productora: Columbia Pictures / Media Rights Capital / QED International / Sony Pictures Entertainment (SPE)

En el año 2159, los seres humanos se dividen en dos grupos: los ricos, que viven en la estación espacial Elysium, y todos los demás, que sobreviven como pueden en una Tierra devastada y superpoblada. Rhodes (Jodie Foster), una dura gobernante, promueve una rígida ley antimigración, cuyo objetivo es preservar el lujoso estilo de vida de los ciudadanos de la estación espacial. A pesar de ello, los habitantes de la Tierra harán todo lo posible por emigrar a Elysium. Max (Matt Damon) acepta una misión casi utópica, pero que, si tuviera éxito, significaría la conquista de la igualdad entre las personas de esos dos mundos tan opuestos.

Cuando un director realiza una ópera prima tan sorprendente y gratificante como Distrito 9, su segundo trabajo se convierte en el punto de inflexión en su carrera, punto en el que se define si aquella fue un golpe de suerte o el realizador tiene talento. En un rotundo SI, se puede afirmar que Blomkamp tiene talento, lo cual no significa que todas sus futuras obras vayan a ser buenas, hasta los mejores cineastas tienen alguna obra que empaña su carrera.

El esquema es similar y guarda puntos en común con su antecesora, aunque también es cierto (aún con la misma puntuación) que Elysium queda mínimamente por debajo en algunos aspectos frente a su opera prima Distrito 9. Ello no resta que sea un producto solvente, entretenido y con carácter. Un film que recupera la ciencia ficción moderna con acierto.

La película sigue manteniendo una denuncia social tan visible como en su antecesora. Abordando el tema de la inmigración de forma similar a Distrito 9, añade elementos como la disuasión de cualquier acto rebelde, la vejación a los trabajadores y por último un tema de candente actualidad, la diferencia social que hay entre ricos y pobres. Situación que se ha dado durante toda nuestra vida, pero que en los últimos tiempos ha cobrado un protagonismo abrumador en nuestra sociedad actual.


Obviando el apartado visual retro futurista -que tanto me gusta- que tanto tiene en común con su anterior trabajo, y que define a Blomkamp como uno de los mejores diseñadores de ciencia ficción de los últimos años, al menos en cuanto a originalidad y texturas se refiere. A nivel de personajes y estructura guarda más similitudes con Distrito 9 de las que aparenta a simple vista.

También es cierto que alberga unas mayores intenciones finales, acercando al conjunto, sobre todo en el tramo final, a la gran producción hollywoodense. Aunque sin perder el control en el resultado final, véase esas escenas truculentas rozando el gore, algo más moderadas y disimuladas que en Distrito 9, pero poco usual en un producto tan estándar de la industria cinematográfica.

Dichas similitudes vienen dadas en la propia redención del personaje principal y su transformación, aunque la de Max no es tan física ni transgresora como la de Wikus, a nivel 'espiritual' es muy similar. Matt Damon hace un buen papel, y a pesar de ciertos estereotipos que rodean su personaje, resulta casi tan letal como en la trilogía de Bourne (en la cuarta ya no aparece). Es cierto que su interpretación anda por otras sendas y su caracterización aún más, sin embargo, puede recordar al agente secreto en más de una ocasión, factor nada denostado.


Sharlto Copley, amigo de Neill Blomkamp desde la infancia, protagonizó el debut del director surafricano. Repite en el reparto de Elysium con un papel 'secundario' y totalmente opuesto al de Wikus de Distrito 9. Mientras que aquel era un personaje apocado y bonachón (hasta que le tocaban la moral), aquí se sumerge en la piel de un cazarecompesas sin escrúpulos, llamado Kruger. Un personaje que posee firmeza y autoridad propia frente a la indecisión e inestabilidad emocional de Wikus.

Copley se vuelca con gran esfuerzo interpretativo y credibilidad final, con la plena intención de desasociar ambos personajes. Él sabe que el personaje de Wikus fue muy carismático y de gran peso emocional para el espectador, y su esfuerzo por separar ambas interpretaciones se ve recompensado en el tramo final, cuando éste desata su propia locura.
Kruger es un auténtico devoto a su propia fe, las armas, lo cual lo convierte en el perfecto antagonista de Max. Su lograda caracterización, a pesar de la simplicidad de ésta, junto a su proporcional aumento de locura consigue que no lo relacionemos con aquel apocado Wikus de Distrito 9.


En papeles tan fríos y calculadores (para su propio bolsillo) como nuestros políticos, tenemos a Delacourt y John Carlyle, interpretados por Jodie Foster (El silencio de los corderos) y William Fitchner (Prison Break), respectivamente.
Ella encarna a la directora de seguridad de Elysium, un personaje excelentemente representado por la veterana actriz, tan fría y firme como un iceberg en pleno ártico. Complementado a la perfección por el papel de Fitchner, que ejerce de presidente de una multinacional fabricante de armamento, y que sirve de denuncia al vejatorio trato que reciben muchos empleados de nuestra propia sociedad.
Ambos personajes, basándose en la conspiración y la corrupción crean un terrible muro de hormigón entre los humanos y la elite de la estación orbital, llevando el conjunto al extremo, pero no lejos de la auténtica realidad en que vivimos.

Por último tenemos a Alice Braga (bonito apellido) a la que hemos visto en papeles similares en Soy leyenda o Predators. Su papel no destaca por encima del resto, cumple su función como cliché en la historia personal de Max. El resto de personajes carecen de un protagonismo remarcable.

La banda sonora compuesta por un desconocido Ryan Amon, tiene algunos momentos que recuerdan al trabajo compuesto por Clinton Shorter para Distrito 9. Un score que juega un papel importante en toda la acción disuasoria por parte de la seguridad de Elysium y en las peleas entre Max y Kruger, momentos en los que se agradecería una mayor estabilidad de unidad de cámara.
El apartado sonoro sigue estando igual de elaborado que en su debut, haciendo creíble hasta los artefactos menos elaborados, como los centinelas lanzados por Kruger o los planos lejanos de algunas naves, qué como en su anterior trabajo se denotaban digitales al encontrarse excesivamente lejos.

Aunque es perdonable, si algo se le puede recriminar, es alguna pequeña laguna de guión e incongruencia entre escenas. Aunque esto último, quizás sea más una cuestión de montaje -al que también le sobra algún que otro flashback reiterativo- que no al propio guión escrito por el propio Blomkamp.


Los efectos especiales son tan cumplidores como en Distrito 9. El diseño de armamento sigue estando inspirado en el mundo del videojuego, en concreto los shooters del estilo Doom o Quake. En el que Blomkamp inspira su armamento futurista de rayos y balas explosivas. Muy acorde con todo el diseño en general. Si bien, existe un contraste, mientras que Distrito 9 se desarrollaba enteramente un barrio marginal, Elysium ofrece un contraste mayor entre la tecnología punta y diseños pulcros con los de las favelas y la podredumbre en la tierra.

En general un film de similares características a su opera prima, que enfoca los intereses a un sendero más comercial sin perder su sello que le caracteriza; el elaborado apartado visual y carismáticos diseños retrofuristas con dosis de violencia made in Paul Verhoeven. Un buen director al que habrá que seguirle la pista.

 Puntuación

11/8/13

Pacific Rim

Pacific Rim dirigida por Guillermo del ToroTítulo original: Pacific Rim
Año: 2013
Duración: 131 min.
País: Estados Unidos
Director: Guillermo del Toro
Guión: Travis Beacham, Guillermo del Toro (Historia: Travis Beacham)
Música: Ramin Djawadi
Fotografía: Guillermo Navarro
Reparto: Charlie Hunnam, Diego Klattenhoff, Idris Elba, Rinko Kikuchi, Charlie Day, Burn Gorman, Max Martini, Robert Kazinsky, Clifton Collins Jr., Ron Perlman, Brad William Henke, Larry Joe Campbell, Mana Ashida, Santiago Segura, Joe Pingue
Productora: Warner Bros. Pictures / Legendary Pictures

Cuando legiones de monstruosas criaturas, denominadas Kaiju, comienzan a salir del mar, se inicia una guerra que acabará con millones de vidas y que consumirá los recursos de la humanidad durante interminables años. Para combatir a los Kaiju gigantes diseñan un tipo especial de arma: enormes robots, llamados Jaegers, que son controlados simultáneamente por dos pilotos cuyas mentes están bloqueadas en un puente neural. Pero incluso los Jaegers proporcionan poca defensa ante los incansables Kaiju. A punto de la derrota, las fuerzas que defienden a la humanidad no tienen otra elección que recurrir a dos insólitos héroes: un ex piloto acabado (Charlie Hunnam) y un aprendiz que todavía no se ha puesto a prueba (Rinko Kikuchi). Ambos se unen para traer a un legendario pero al parecer obsoleto Jaeger del pasado. Juntos, son la última esperanza de la humanidad frente al Apocalipsis que se avecina.

Guillermo del Toro es un director consolidado dentro del género fantástico y ciencia ficción, que a menudo se ve inmerso en numerosos proyectos a la vez, aunque solo uno de ellos se lleva a cabo de forma inminente. Tras desestimar la adaptación de En las montañas de la locura de H.P Lovecraft, el cineasta mexicano se decantó por Pacific Rim, un blockbuster veraniego en el que demuestra una buena manera de invertir con cierta sostenibilidad, el abultado presupuesto que roza los 200 millones de dólares. Con tanto dinero no es difícil cumplir en la parte visual, aunque no todos pueden decir lo mismo.

El cineasta ha realizado proyectos de 'menor' envergadura, como El laberinto del Fauno, Cronos o Mimic, aunque también le gusta moverse en terrenos más comerciales y menos pantanosos, como Hellboy o Blade II, a las que se suma Pacific Rim.
Que la película presente influencias como Evangelion, Scaflowne, Mazinger Z e incluso de los Power Rangers (a pesar de la distante calidad visual de la serie) no es una mera casualidad, ni yo lo veo como algo negativo. Guillermo es un amante del cine, pero también del mundo del cómic, el manga y los videojuegos, y eso se nota en el resultado final.

Pero si algo caracteriza a la película, es el género Kaiju-eiga (monstruos gigantes y que proviene del tokusatsu) iniciado por los japoneses en 1954 con el film Gojira en la que presentaban a Godzilla, un monstruo ficticio creado por la radiación nuclear. Personaje que gozaría de una buena lista de películas propias e infinitos versus contra otros monstruos gigantes como Mothra, Gidorah, Megalon e incluso su propio hijo.

Dejando a un lado la relación entre los personajes, el argumento en todas ellas giraba en torno a la destrucción de la ciudad, que por supuesto, los humanos harían lo posible por evitar. Toda una alusión en forma metafórica al ataque nuclear sufrido en 1945 tras la Segunda Guerra Mundial. Así que salvo variaciones nimias, como lo del portal en forma de brecha, las similitudes entre Godzilla y Pacific Rim son muy amplias. Y lo que más mola, es que han sabido salvaguardar el tono absurdo de aquellas, en las que para salvar la ciudad la destruían completamente.


Tras un prometedor prólogo, de los más largos que recuerdo haber visto, y digno del mejor monstruo adicional de Final Fantasy, de hecho es el que más me ha recordado visualmente. El film se dedica a profundizar durante algo más de una hora en los miedos y traumas de los estereotipados personajes, algo lógico, si tenemos en cuenta que es difícil implicarse con un 'trozo' gigante de metal.

Así pues, el guionista Travis Beacham (Furia de Titanes) junto con Guillermo del Toro, sin un nivel de inteligencia extrema, pero sin caer en la idiotez abominable, cliché tras cliché van definiendo y perfilando los personajes principales.
El problema viene dado por un exceso de información y la introducción de algunos personajes secundarios durante todo ese tiempo, personajes que dada su importancia en la historia, más bien deberían ser simples extras, como los pilotos chinos o rusos. Eso termina por pasar factura en la segunda mitad del film, cuando llega el momento de implicarte a nivel emotivo con los personajes principales, en este caso los pilotos.
A pesar de conocerlos sobradamente, te han mareado tanto con personajes banales que no hay suficiente complicidad emocional con los principales, restando épica y emoción a todo el conjunto. De ser así no habría hecho falta relatar la vida de ellos, sino rodar dos horas de peleas y mamporros sin cesar.

Sin embargo, no se puede rebatir la calidad visual, todo un disfrute para la retina, impensable e imposible de realizar hace una década, más teniendo en cuenta toda la infografía y efectos especiales que han metido mediante una potente tarjeta gráfica. Si bien, a pesar de los excesos en la destrucción total, es muy creíble digitalmente hablando y con buen pulso fílmico.
Es cierto, que hay pequeños detalles inapreciables entre la nube de cristales, objetos que salen despedidos, edificios desplomándose y múltiples explosiones, pero a pesar de toda la pirotecnia sabemos donde están sus personajes en todo momento, no como lo realizado por Michael Bay en Transformers.

En general el diseño de producción es un punto fuerte. Aunque, así como los robots son bastante carismáticos e identificables entre sí, no puedo decir lo mismo de los alienígenas, que a pesar de las diferentes formas, todos terminan siendo muy similares en textura y poderes.
Incluso la diferencia entre los niveles (así los diferencian los humanos) 3, 4 y, finalmente 5, no van más allá del propio tamaño. Su agresividad y forma de atacar son muy similares, el único que despunta es el de la onda expansiva, pequeña y grata sorpresa que te saca de un estado aletargado en cuanto a emociones se refiere.


Cuando no están en los ‘trajes’ gigantes, la interpretación recae sobre los pilotos Charlie Hunnam (Hijos de los hombres), Rinko Kikuchi e Idris Elba (Prometheus) éste ultimo el más correcto de los tres. La seriedad del veterano militar encaja con su expresividad facial.
Completan la relación entre el tridente protagonista, Max Martini y Robert Kazinsky en los papeles de Herc Hansen y Chuck Hansen, padre e hijo que también son pilotos.
Hunnam interpreta a Raleigh Becket, pero la rivalidad con Chuck no termina de convencer. Rinko está bien cuando habla en japonés, no importa demasiado en un producto de estas características, pero el acento de doblaje le sienta fatal a su personaje.

Como buen blockbuster el humor hace acto de presencia con un caracterizado Ron Pearlman en el papel de Hannibal Chau (con explicación incluida) que se dedica al mercado negro de los Kaiju. Mención a la anecdótica aparición de Santiago Segura como vendedor de polvo de hueso de Kaiju, afianzado amiguete de Guillermo que ya ha realizado cameos en otros trabajos del director (Blade II, Hellboy I y II).
No tanto puedo decir de los dos histriónicos y paródicos científicos, el Dr. Newton Geiszler y su antagónico ayudante Gottlieb, interpretados por Charlie Day (Como acabar con tu jefe) y Burn Gorman (El Caballero Oscuro: La leyenda renace), respectivamente. Aunque la alianza final para encontrar la forma de superar toda adversidad, entre militares y éstos dos locos/genios de la ciencia supone uno de los varios aciertos del film.


La banda sonora creada por Ramin Djawadi (Furia de Titanes, Iron Man) basa casi todo el score en potentes guitarras distorsionadas y percusiones que acompañan con buen pie a los elocuentes y potentes efectos sonoros. Por el contrario, no hay ningún tema principal con el que identificarnos, pero en general cumple bien el cometido en toda el film, guardando coherencia con las portentosas y rimbombante imágenes.

Ya para terminar, no se ha profundiza en el origen y motivación real de la invasión de los Kaiju, cosa que hubiera venido bastante bien para implicarse mejor con la lucha entre Jaegers y Kaijus. Y el final queda bastante cerrado como para que una secuela rinda cuentas, aunque seguro que si funciona bien en taquilla encontrarán la forma de hacerlo, en Hollywood todo es posible. Pues tiene escena post-créditos, aunque no como continuación, sino como una anécdota más, avisados estáis.

A pesar de lo negativo que parece que me he puesto, el film tiene sus aciertos. Y bien se merecería una estrella más de no ser por la falta de complicidad con los personajes, para mí, eso es lo más recriminatorio que tiene, aunque no esperaba hallar en exceso, creo que se han quedado cortos. Un digno espectáculo visual con ciertas carencias emocionales y falta de épica pretendida por sus realizadores.

Puntuación

9/8/13

Sitges 2013: Anima't cobra protagonismo

El festival sigue sumando títulos. Como es habitual habrá un espacio dedicado enteramente a la animación, en la que The Fake, de Yeon Sang-ho, 009 Re:Cyborg de Kenji Kamiyama, Evangelion 3.0 You Can (Not) Redo y Space Pirate Captain Harlock serán grandes protagonistas. Además de la propia sección Anima’t, tendremos una larga lista en otras secciones como Selección Oficial Fantàstic y la sección Sitges Family.


Space Pirate Captain Harlock, de Shinji Arakami, una espectacular versión del famoso manga de Leiji Matsumoto producida por Toei Animation de la que ya existió una serie de dibujos en televisión, será una de las películas de animación que competirán en la Sección Oficial Fantàstic. La cinta es el resultado de las más modernas técnicas de animación, capturadas en uno de los mejores usos del 3D en los últimos tiempos.


009 Re:Cyborg, de Kenji Kamiyama, director responsable de la famosa serie anime Ghost in the Shell:Stand Alone Complex y que adapta aquí el clásico manga de ciencia ficción de Shotaro Isshinomori en un espectacular 3D y con la habitual calidad de Production I.G.


La película encargada de inaugurar Anima't será la producción coreana The Fake, de Yeon Sang-ho. Forma parte de la nueva ola de cine animado producido en Corea del Sur. En dicha sección se contará también con la producción brasileña Río 2096: A Story of Love and Fury, de Luiz Bolognesi, el filme de episodios Anime Mirai, una puesta de largo de los nuevos talentos de Production I.G.; Cheatin, el nuevo trabajo de todo un clásico de Sitges como es Bill Plympton, que desde Idiots and Angels no hacía acto de presencia con algún trabajo en el festival.


Coincidiendo con el Festival tendrá lugar la primera cumbre profesional del mundo de la animación. El evento, impulsado por la asociación catalana de animación, ANIMATS; el Sitges – Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya; Televisió de Catalunya; Catalan Films & TV - PROA y el departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya, incluirá sesiones de pitchings de proyectos, así como también masterclass.

Así que los aficionados a la animación están de enhorabuena, con algunas de estas confirmaciones. Redordad que el Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya, que se celebrará del 11 al 20 de Octubre.

5/8/13

5º Aniversario


Hecho la vista atrás, veo esfuerzo y lejanía. Ayer día 4 (lo siento se me ha pasado) el blog cumplía cinco años. Hay que ver cómo pasa el tiempo. Nunca creí en que llegaríamos tan 'lejos' cuando en 2008 decidimos abrir este pequeño espacio virtual en el que expresamos nuestra opinión. Gracias a los que nos habéis leído, leéis y leeréis.

Trance

Trance dirigida por Danny BoyleTítulo original: Trance
Año: 2013
Duración: 101 min.
País: Reino Unido
Director: Danny Boyle
Guión: Joe Ahearne, John Hodge
Música: Rick Smith
Fotografía: Anthony Dod Mantle
Reparto: James McAvoy, Vincent Cassel, Rosario Dawson, Tuppence Middleton, Danny Sapani, Wahab Sheikh, Lee Nicholas Harris, Ben Cura, Gioacchino Jim Cuffaro, Hamza Jeetooa
Productora: Cloud Eight Films / Film4

Un empleado de una casa de subastas se asocia con una banda criminal para robar un cuadro de Goya durante su subasta. Durante el atraco recibe un golpe en la cabeza y al despertar descubre que no recuerda dónde ha escondido el cuadro.

Danny Boyle dispone de una filmografía con géneros diversos de resultados desiguales, aunque con un estilo similar en la forma. Sus películas suelen contener soluciones visuales rimbombantes y acostumbran a estar acompañadas de estímulos frenéticos con sus bandas sonoras, también suelen llamar la atención y obtener difusión entre el público mayoritario.

No he visto su primer largometraje de 1994 Tumba abierta, pero con Trainspotting de 1996 consiguió llamar la atención de forma notable, en 1997 pasó por Una historia diferente, una extravagante comedia romántica acorde con su estilo. En el 2000 La playa contiene una serie de aciertos y desaciertos quedando por debajo de Trainspotting. Tras algunos trabajos en televisión volvió a los cines en el 2002 con 28 días después, un largometraje que llamó mucho la atención con un arranque impactante, y aunque no termine de convencer, inició una especie de tendencia en el subgenero de zombies. En el 2004 presentó Millones, una película que me llama la atención y hasta su momento fue la que recogió mejores críticas, en 2007 Sunshine presentaba un potente atractivo visual pero un resultado decepcionante. A partir de ahí Boyle llego al éxito con Slumdog Millionaire, una película interesante a la par que efectista y con 127 Horas también parece que contentó a nivel general.


En la actualidad, con su nueva película Boyle ofrece una apuesta ambiciosa, aunque irregular en su desarrollo y decepcionante en su desenlace. El inicio consigue engancharte, presenta el tipo de montaje que construye la película, en conjunto con la banda sonora y una buena sucesión de planos, se muestra lo efectista que puede ser Danny Boyle prometiendo más de lo que luego ofrece. Lo que parece una película de atracos bien iniciada, se torna una película donde se explora la manipulación de la mente humana y como puede variar la percepción de la realidad.
La película dispone de ese cóctel tan interesante donde a partir de un McGuffin, los personajes se ven envueltos entre la realidad y los recuerdos. Una vez que aceptamos barco y como espectadores, dejamos pasar esa forma de hipnotizar y sus resultados, la forma de desarrollar la trama consigue que todo lo bien construido del inicio se vaya desplomando.


La película presenta un reparto con atractivo, el protagonista interpretado por James McAvoy es una especie de Ewan McGregor. Luego tenemos un Vincent Cassel en un personaje contundente con una interpretación bien llevada, y en medio está Rosario Dawson, mostrada de una forma exuberante en un personaje a medio camino de damisela necesitada y femme fatale. En conjunto de los secundarios, una vez hechas todas las presentaciones en pantalla, los personajes quedan como marionetas del guión a merced de Danny Boyle y sus piruetas efectistas.

La fotografía está a cargo de Anthony Dod Mantle, director de fotografía que desde 28 días después, excepto en Sunshine, a trabajado con  Danny Boyle hasta la fecha. Este es el aparado más destacado de la película, en conjunto de algunos movimientos y soluciones de cámara que funcionan muy bien. La iluminación de la película es muy atractiva y los planos trabajan muy bien la idea y concepto general de la historia. El defecto se encuentra en que se repiten conceptos y se incide demasiado sobre la misma idea. La sobrecarga  visual en las películas de Danny Boyle forman parte de su estilo y no se puede negar que en sus películas encuentras muy buenos planos, pero consiguen saturar, sobre todo por buscar un golpe de efectismo sobre todo el resto de elementos. En Trance ocurre lo mismo, hay planos buenos y bien iluminados, pero en conjunto no funcionan y en gran parte es por algunas decisiones de montaje y por el guión. La banda sonora está acorde con el tono de la película con momentos interesantes, compuesta por Rick Smith que había colaborado anteriormente con Boyle en Trainspotting La playa y Sunshine. En conjunto con las imágenes funciona muy bien, se consigue acentuar el tono de modernidad que tiene la película con algunas canciones como Bullet Cut que destacan sobre otras.


Durante toda la película se abusa de enrevesar más de la cuenta la historia con una forma rimbombante y más rebuscada de lo que es el contenido. Desde el inicio se muestran indicios y pistas que muestran el desenlace y justifican algunas escenas, pero aún así, no se puede evitar la sensación de trampa que de forma innecesaria, complica en lugar de aportar algo de interés a la película. El rompecabezas que pretende armar Danny Boyle podría haber sido muy interesante, pero por momentos, lo que consigue es hacer perder el interés por lo que sucede, de forma gradual te aleja de los personajes y al final te da un poco igual lo que les ocurra. Lo cual es una lastima, pues se agradece que no se aborde una película de este tipo del modo tradicional, aunque se nota que todo está preparado para el gran giro final, el último tramo con un innecesario cúmulo de excesos consigue aturdir en lugar de excitar el impacto de la revelación. Acaba pareciendo ridícula incluso intolerable.

Puntuación

4/8/13

Guerra mundial Z

Guerra mundial Z dirigida por Marc ForsterTítulo original: World War Z
Año: 2013
Duración: 116 min.
País: Estados Unidos
Director: Marc Forster
Guión: J. Michael Straczynski, Matthew Michael Carnahan (Novela: Max Brooks)
Música: Marco Beltrami
Fotografía: Robert Richardson
Reparto: Brad Pitt, Mireille Enos, Daniella Kertesz, David Morse, Matthew Fox, Eric West, James Badge Dale, David Andrews, Ludi Boeken, Fana Mokoena, Abigail Hargrove, Elyes Gabel, Pierfrancesco Favino, Moritz Bleibtreu, Ruth Negga
Productora: Paramount Pictures / Skydance Productions / GK Films / Plan B Entertainment / Apparatus Productions / Hemisphere Media Capital / Latina Pictures

Cuando el mundo comienza a ser invadido por una pandemia de muertos vivientes, el experto investigador de las Naciones Unidas Gerry Lane (Brad Pitt) intentará evitar lo que podría ser el fin de la civilización en una carrera contra el tiempo y el destino. La destrucción a la que se ve sometida la raza humana le hace recorrer el mundo entero buscando respuestas sobre cómo parar la horrible epidemia que amenaza a toda la humanidad, intentando salvar las vidas de millones de desconocidos así como la de su propia familia.

Después de las dificultades en la producción; rechazo del guión, posterior reescritura del mismo, retrasos en el rodaje, el rumor del abandono de Brad Pitt por exigir más salario o las diferencias creativas entre el director y los productores, que tachaban el final del film como incongruente , obligando a éste a rodar de nuevo gran parte del film. La inestabilidad de todo el proceso; en pre-producción y rodaje, auguraba un desastre de proporciones mastodónticas.

A pesar de todo, finalmente su director Marc Foster (007: Quantum of Solace) sale airoso y con buen pie del proyecto. Claro que, no es un film para ir con muchas expectativas, ni ideas demasiado preconcebidas. Quizás mis bajas expectativas han contribuido a dejarme un buen sabor final.

El film está basado en la novela (que no he leído) Guerra mundial Z: Una historia oral de la guerra zombi, escrita por Max Brooks, también autor de Zombi - Guía de supervivencia. Todo el mundo afirma, que las similitudes entre película y novela no van más allá del simple título. Y me lo creo, por lo único que conozco de la novela, ésta es un ejercicio socio-político con posteriores entrevistas a los testigos de una ficticia guerra mundial entre zombis y humanos. Mientras que la película, sigue los esquemas típicos del género survival, acercándose en muchos momentos, no todos, al blockbuster veraniego.


De hecho, ésta no tiene nada de gore y muy poco terror, aunque bien insertado, todo sea dicho. En general, se acerca más al suspense y la tensión -muy bien llevada- típica de un thriller. En realidad, no esperaba que el film tomase ese camino, imaginaros mi sorpresa al encontrar un argumento medianamente inteligente y sin diálogos tontos y banales. Pensaba que sería una maratón de zombis haciendo castellers durante dos horas, resta decir, que eso es culpa del incorrecto tráiler de marras que nos han vendido. Una vez más una publicidad errónea.

El tono de suspense que adquiere, sobre todo, en la segunda mitad del film, además de sorprenderme, me ha parecido un acierto. Porque seamos sinceros, lo de los zombies infectados haciendo piña para alcanzar lo inalcanzable tiene su gracia, pero no durante sus dos horas, que pasan inadvertidas en nuestro reloj.
A nivel de violencia, es muy descafeinada, ha sido realizada con la idea de llegar al público mayoritario y hacer el máximo posible en taquilla, así que si esperas ver una película con dosis de explicita violencia y zombis de corte clásico, mejor ponte una de G. Romero o Lucio Fulci.

Guerra Mundial Z no deja de ser un espectáculo visual con algún aislado momento clásico en el que los infectados dejan de correr para convertirse temporalmente en el auténtico zombi de toda la vida, el inerte.

Aunque tiene momentos cercanos al género clásico de zombis, se presta más a la acción de 28 días después de Danny Boyle o Soy Leyenda con Will Smith, frenética, pero sin sobrecargar el conjunto final. Todo está muy bien comedido, dichos momentos se cuentan con los dedos de una mano, están concentrados en escenas clave, como la primera huida en el atasco de tráfico, la de los muros de Jerusalén o la del avión, escenas totalmente blockbusterianas con unos efectos digitales bastante resolutivos, a pesar de la escasa nitidez del amasijo de infectados en los planos generales.


A nivel de maquillaje y ambientación de los espacios cerrados recibe un buen aprobado, mejor que las escenas espectaculares, demostrando que la sencillez es más efectiva que lo rimbombante.

El film se basa mucho más en la adrenalina y la tensión que en el terror, ni siquiera se entretienen mucho en presentar a sus cuatro protagonistas, la familia de Gerry. Además a nivel interpretativo Brad Pitt lleva el peso casi toda la película, todos los demás personajes son de escuetas representaciones e importancia. Así que en apenas cinco minutos de película se desata el apocalipsis, y ya solo da tregua en momentos aislados, en los que Gerry necesita replantear su estrategia para salvar al mundo y a su familia.

Aunque todo ello se suceda de manera un tanto fortuita, estilo 2012 de Roland Emmerich, muy propia y cercana al esquema de videojuego árcade.
Gerry irá viajando por 'medio planeta' en busca de nueva pista que le conduzca a encontrar la preciada cura, viéndose inmerso en situaciones bastante inverosímiles, de las que es mejor no cuestionar su suerte y nivel de supervivencia, sino disfrutarlas como lo que son, un espectáculo bien realizado.

Independientemente de la fidelidad a la novela y sin entrar en debates frikis sobre si los zombis corren o caminan (aunque yo me incluyo en el segundo grupo, para un servidor, los que corren son infectados), la película se sostiene lo suficientemente bien desde el primer minuto hasta el último.
Manteniendo muy bien el interés del espectador gracias a la incógnita de la vacuna, momento y situación que además de exprimir debidamente, sorprende, puesto que se sale de lo habitual.

Es cierto, que no pasará a la analogía del género de los no-muertos, ni estará entre mis favoritas, pero a pesar de sus carencias como película de zombis al uso, se encuentra por encima de la media de las miles de películas que salen en un mismo año con zombis u infectados.


El guión escrito por Michael Straczynsky (Ninja Assasin) y reescrito por Michael Carnahan tras el rechazo de los productores, no es la panacea de la originalidad, se mueve entre tópicos muy generales, tanto argumentales como en situaciones y personalidad de los personajes. Pero está bien desarrollado y estructurado, además de saltar un par de tópicos, como la cura al virus o la verdadera condición humana en algunos momentos, tampoco se anda con rodeos ni incongruencias más allá de lo inverosímil de las escenas más socarronas.

El apartado sonoro es lo que he encontrado más elaborado, junto a la banda sonora compuesta por Marco Beltrami, encargado de la reciente Lobezno inmortal. El compositor neoyorquino sabe aprovechar con unos sutiles sonidos ambientales y golpes álgidos para recrear bien los momentos más tensos e intrigantes, que si bien no asustan (no creo que la intención sea esa), nos mantienen inquietos.
La banda sonora se encuentra integrada por el tema The 2nd Law: Isolated System de la banda britanica Muse. Quizás demasiado recurrente, convirtiéndose en el tema estelar del film, pero que sinceramente dada su simplicidad, al estilo Tubullar Bells de Mike Oldfield y toque enigmático queda bien integrado en el tono oscuro e insostenible de la película, que al fin y al cabo es de lo que hablan ambos, disco y película.

Si algo se le puede echar en cara, es la inestabilidad a la unidad de cámara en las escenas más frenéticas con las hordas de infectados saltando y arrollando todo a su paso.

Sin duda para las grandes masas, hay dos grandes reclamos, uno es Brad Pitt a la cabeza del reparto, y el otro, que ahora eres muy guay si te gustan los zombis, mientras que hace una década eras un bicho raro. Suerte que a pesar de nuestro propio hastío ante la modernidad, aún quedamos los que asistimos por que nos gustan y sentimos pasión por estos pútridos y terroríficos seres. Un film entretenido con un toque distinto a lo habitual en el género zombi/infectado.

Puntuación