11/8/13

Pacific Rim

Pacific Rim dirigida por Guillermo del ToroTítulo original: Pacific Rim
Año: 2013
Duración: 131 min.
País: Estados Unidos
Director: Guillermo del Toro
Guión: Travis Beacham, Guillermo del Toro (Historia: Travis Beacham)
Música: Ramin Djawadi
Fotografía: Guillermo Navarro
Reparto: Charlie Hunnam, Diego Klattenhoff, Idris Elba, Rinko Kikuchi, Charlie Day, Burn Gorman, Max Martini, Robert Kazinsky, Clifton Collins Jr., Ron Perlman, Brad William Henke, Larry Joe Campbell, Mana Ashida, Santiago Segura, Joe Pingue
Productora: Warner Bros. Pictures / Legendary Pictures

Cuando legiones de monstruosas criaturas, denominadas Kaiju, comienzan a salir del mar, se inicia una guerra que acabará con millones de vidas y que consumirá los recursos de la humanidad durante interminables años. Para combatir a los Kaiju gigantes diseñan un tipo especial de arma: enormes robots, llamados Jaegers, que son controlados simultáneamente por dos pilotos cuyas mentes están bloqueadas en un puente neural. Pero incluso los Jaegers proporcionan poca defensa ante los incansables Kaiju. A punto de la derrota, las fuerzas que defienden a la humanidad no tienen otra elección que recurrir a dos insólitos héroes: un ex piloto acabado (Charlie Hunnam) y un aprendiz que todavía no se ha puesto a prueba (Rinko Kikuchi). Ambos se unen para traer a un legendario pero al parecer obsoleto Jaeger del pasado. Juntos, son la última esperanza de la humanidad frente al Apocalipsis que se avecina.

Guillermo del Toro es un director consolidado dentro del género fantástico y ciencia ficción, que a menudo se ve inmerso en numerosos proyectos a la vez, aunque solo uno de ellos se lleva a cabo de forma inminente. Tras desestimar la adaptación de En las montañas de la locura de H.P Lovecraft, el cineasta mexicano se decantó por Pacific Rim, un blockbuster veraniego en el que demuestra una buena manera de invertir con cierta sostenibilidad, el abultado presupuesto que roza los 200 millones de dólares. Con tanto dinero no es difícil cumplir en la parte visual, aunque no todos pueden decir lo mismo.

El cineasta ha realizado proyectos de 'menor' envergadura, como El laberinto del Fauno, Cronos o Mimic, aunque también le gusta moverse en terrenos más comerciales y menos pantanosos, como Hellboy o Blade II, a las que se suma Pacific Rim.
Que la película presente influencias como Evangelion, Scaflowne, Mazinger Z e incluso de los Power Rangers (a pesar de la distante calidad visual de la serie) no es una mera casualidad, ni yo lo veo como algo negativo. Guillermo es un amante del cine, pero también del mundo del cómic, el manga y los videojuegos, y eso se nota en el resultado final.

Pero si algo caracteriza a la película, es el género Kaiju-eiga (monstruos gigantes y que proviene del tokusatsu) iniciado por los japoneses en 1954 con el film Gojira en la que presentaban a Godzilla, un monstruo ficticio creado por la radiación nuclear. Personaje que gozaría de una buena lista de películas propias e infinitos versus contra otros monstruos gigantes como Mothra, Gidorah, Megalon e incluso su propio hijo.

Dejando a un lado la relación entre los personajes, el argumento en todas ellas giraba en torno a la destrucción de la ciudad, que por supuesto, los humanos harían lo posible por evitar. Toda una alusión en forma metafórica al ataque nuclear sufrido en 1945 tras la Segunda Guerra Mundial. Así que salvo variaciones nimias, como lo del portal en forma de brecha, las similitudes entre Godzilla y Pacific Rim son muy amplias. Y lo que más mola, es que han sabido salvaguardar el tono absurdo de aquellas, en las que para salvar la ciudad la destruían completamente.


Tras un prometedor prólogo, de los más largos que recuerdo haber visto, y digno del mejor monstruo adicional de Final Fantasy, de hecho es el que más me ha recordado visualmente. El film se dedica a profundizar durante algo más de una hora en los miedos y traumas de los estereotipados personajes, algo lógico, si tenemos en cuenta que es difícil implicarse con un 'trozo' gigante de metal.

Así pues, el guionista Travis Beacham (Furia de Titanes) junto con Guillermo del Toro, sin un nivel de inteligencia extrema, pero sin caer en la idiotez abominable, cliché tras cliché van definiendo y perfilando los personajes principales.
El problema viene dado por un exceso de información y la introducción de algunos personajes secundarios durante todo ese tiempo, personajes que dada su importancia en la historia, más bien deberían ser simples extras, como los pilotos chinos o rusos. Eso termina por pasar factura en la segunda mitad del film, cuando llega el momento de implicarte a nivel emotivo con los personajes principales, en este caso los pilotos.
A pesar de conocerlos sobradamente, te han mareado tanto con personajes banales que no hay suficiente complicidad emocional con los principales, restando épica y emoción a todo el conjunto. De ser así no habría hecho falta relatar la vida de ellos, sino rodar dos horas de peleas y mamporros sin cesar.

Sin embargo, no se puede rebatir la calidad visual, todo un disfrute para la retina, impensable e imposible de realizar hace una década, más teniendo en cuenta toda la infografía y efectos especiales que han metido mediante una potente tarjeta gráfica. Si bien, a pesar de los excesos en la destrucción total, es muy creíble digitalmente hablando y con buen pulso fílmico.
Es cierto, que hay pequeños detalles inapreciables entre la nube de cristales, objetos que salen despedidos, edificios desplomándose y múltiples explosiones, pero a pesar de toda la pirotecnia sabemos donde están sus personajes en todo momento, no como lo realizado por Michael Bay en Transformers.

En general el diseño de producción es un punto fuerte. Aunque, así como los robots son bastante carismáticos e identificables entre sí, no puedo decir lo mismo de los alienígenas, que a pesar de las diferentes formas, todos terminan siendo muy similares en textura y poderes.
Incluso la diferencia entre los niveles (así los diferencian los humanos) 3, 4 y, finalmente 5, no van más allá del propio tamaño. Su agresividad y forma de atacar son muy similares, el único que despunta es el de la onda expansiva, pequeña y grata sorpresa que te saca de un estado aletargado en cuanto a emociones se refiere.


Cuando no están en los ‘trajes’ gigantes, la interpretación recae sobre los pilotos Charlie Hunnam (Hijos de los hombres), Rinko Kikuchi e Idris Elba (Prometheus) éste ultimo el más correcto de los tres. La seriedad del veterano militar encaja con su expresividad facial.
Completan la relación entre el tridente protagonista, Max Martini y Robert Kazinsky en los papeles de Herc Hansen y Chuck Hansen, padre e hijo que también son pilotos.
Hunnam interpreta a Raleigh Becket, pero la rivalidad con Chuck no termina de convencer. Rinko está bien cuando habla en japonés, no importa demasiado en un producto de estas características, pero el acento de doblaje le sienta fatal a su personaje.

Como buen blockbuster el humor hace acto de presencia con un caracterizado Ron Pearlman en el papel de Hannibal Chau (con explicación incluida) que se dedica al mercado negro de los Kaiju. Mención a la anecdótica aparición de Santiago Segura como vendedor de polvo de hueso de Kaiju, afianzado amiguete de Guillermo que ya ha realizado cameos en otros trabajos del director (Blade II, Hellboy I y II).
No tanto puedo decir de los dos histriónicos y paródicos científicos, el Dr. Newton Geiszler y su antagónico ayudante Gottlieb, interpretados por Charlie Day (Como acabar con tu jefe) y Burn Gorman (El Caballero Oscuro: La leyenda renace), respectivamente. Aunque la alianza final para encontrar la forma de superar toda adversidad, entre militares y éstos dos locos/genios de la ciencia supone uno de los varios aciertos del film.


La banda sonora creada por Ramin Djawadi (Furia de Titanes, Iron Man) basa casi todo el score en potentes guitarras distorsionadas y percusiones que acompañan con buen pie a los elocuentes y potentes efectos sonoros. Por el contrario, no hay ningún tema principal con el que identificarnos, pero en general cumple bien el cometido en toda el film, guardando coherencia con las portentosas y rimbombante imágenes.

Ya para terminar, no se ha profundiza en el origen y motivación real de la invasión de los Kaiju, cosa que hubiera venido bastante bien para implicarse mejor con la lucha entre Jaegers y Kaijus. Y el final queda bastante cerrado como para que una secuela rinda cuentas, aunque seguro que si funciona bien en taquilla encontrarán la forma de hacerlo, en Hollywood todo es posible. Pues tiene escena post-créditos, aunque no como continuación, sino como una anécdota más, avisados estáis.

A pesar de lo negativo que parece que me he puesto, el film tiene sus aciertos. Y bien se merecería una estrella más de no ser por la falta de complicidad con los personajes, para mí, eso es lo más recriminatorio que tiene, aunque no esperaba hallar en exceso, creo que se han quedado cortos. Un digno espectáculo visual con ciertas carencias emocionales y falta de épica pretendida por sus realizadores.

Puntuación

8 comentarios:

  1. Precisamente, a mi me parece un gran punto a favor que el heroísmo no recaiga exclusivamente en los yanquis. El mundo está en guerra, y todos hacen piña para luchar contra los monstruos, por lo que me gusta que se vean Jaegers de cualquier parte del mundo. En cualquier caso, chinos y rusos no crea que salgan más de 10 minutos en toda la película, por lo que tampoco creo que le resten ningún protagonismo a la parejita principal ni distraigan al espectador.

    Lo que yo eché de menos es una visión más amplia del conflicto; cómo vive la guerra el resto de la humanidad. Nos quedamos sólo con el apartado militar. Eso es lo único que le recrimino, ya que por lo demás, la poca trama que tiene me parece más que suficiente para dar la contrapartida la orgía de destrucción masiva que ofrece.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, eso está bien. Es que no he sabido explicarme muy bien. Salen poco, pero creo que no hacía falta tanto detalle sobre estos.

      No es que distraigan, pero para mí, el exceso de información interfiere a la hora de identificarte con los pilotos principales.

      Estamos de acuerdo en que podrían haber encarado mejor la motivación (aparte de la típica invasión) y origen de los Kaiju.

      Resulta entretenida, pero viendo como indagan en la historia del tridente protagonista, pensaba que me implicaría un poco más con estos. La vi con cierta frialdad.

      Gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Pues sí, es un buen blockbuster veraniego, que no te trata como a un tonto (Trasnformers), y entretiene de los lindo. Eso sí, no le pidas mucho más, es verdad que la parte de los personajes es la más floja, pero lo compensa con el gran espectáculo visual que nos da.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que te dan la 'chapa', para luego no llegar a implicarte con ellos, ahí falla.

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Daniel T. Kirk12/8/13 12:54

    Ey! El género creado por los japoneses es Kaiju-eiga, tokusatsu es tan solo "efectos especiales"!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que yo sé, eso es el significado de la palabra. Kaiju-eiga englobla las películas de monstruos gigantes, pero se las conoce por el subgénero de tokusatsu. Claro qué, puedo estar equivocado.

      Eliminar
    2. Dani T. Kirk13/8/13 1:22

      http://es.wikipedia.org/wiki/Tokusatsu <--- más o menos esta bien escrito. Tokusatsu es en japones: cine fantástico en general. Y kaiju (mounstruo) - eiga (pelicula), peliculas de monstruos (ojo... no frankenstein ni drácula, los monstruos mitológicos de gran embergadura... es que no existe el significante en castellano, y por motivos culturales, en japón, los monstruos son gigantes). El kaiju-eiga es el genero de cine de monstruacos y pertenece al tokusatsu. No creo estar equivocado dado que acabo de consultarlo con mis fuentes niponas y por traducción de las palabras se intuye. De hecho, recuerdo que en japon hay estanterias en las tiendas que ponia Kaiju-eiga y encontrar ahí joyacas que no conocía!
      Por cierto, sois el puto mejor blog del mundo

      Eliminar
    3. Yo lo tenía más por una etiqueta, que no por un género. Algo así como el terror y el gore. Parece que en ambos casos se ha convertido en un género propio. Así que tras las irrefutables pruebas, tú ganas. ;)
      Ya lo he corregido y gracias por la aclaración.

      Que más quisieramos, si así fuera no cometeríamos estos errores. Pero gracias por el halago.

      Eliminar