5/8/13

Trance

Trance dirigida por Danny BoyleTítulo original: Trance
Año: 2013
Duración: 101 min.
País: Reino Unido
Director: Danny Boyle
Guión: Joe Ahearne, John Hodge
Música: Rick Smith
Fotografía: Anthony Dod Mantle
Reparto: James McAvoy, Vincent Cassel, Rosario Dawson, Tuppence Middleton, Danny Sapani, Wahab Sheikh, Lee Nicholas Harris, Ben Cura, Gioacchino Jim Cuffaro, Hamza Jeetooa
Productora: Cloud Eight Films / Film4

Un empleado de una casa de subastas se asocia con una banda criminal para robar un cuadro de Goya durante su subasta. Durante el atraco recibe un golpe en la cabeza y al despertar descubre que no recuerda dónde ha escondido el cuadro.

Danny Boyle dispone de una filmografía con géneros diversos de resultados desiguales, aunque con un estilo similar en la forma. Sus películas suelen contener soluciones visuales rimbombantes y acostumbran a estar acompañadas de estímulos frenéticos con sus bandas sonoras, también suelen llamar la atención y obtener difusión entre el público mayoritario.

No he visto su primer largometraje de 1994 Tumba abierta, pero con Trainspotting de 1996 consiguió llamar la atención de forma notable, en 1997 pasó por Una historia diferente, una extravagante comedia romántica acorde con su estilo. En el 2000 La playa contiene una serie de aciertos y desaciertos quedando por debajo de Trainspotting. Tras algunos trabajos en televisión volvió a los cines en el 2002 con 28 días después, un largometraje que llamó mucho la atención con un arranque impactante, y aunque no termine de convencer, inició una especie de tendencia en el subgenero de zombies. En el 2004 presentó Millones, una película que me llama la atención y hasta su momento fue la que recogió mejores críticas, en 2007 Sunshine presentaba un potente atractivo visual pero un resultado decepcionante. A partir de ahí Boyle llego al éxito con Slumdog Millionaire, una película interesante a la par que efectista y con 127 Horas también parece que contentó a nivel general.


En la actualidad, con su nueva película Boyle ofrece una apuesta ambiciosa, aunque irregular en su desarrollo y decepcionante en su desenlace. El inicio consigue engancharte, presenta el tipo de montaje que construye la película, en conjunto con la banda sonora y una buena sucesión de planos, se muestra lo efectista que puede ser Danny Boyle prometiendo más de lo que luego ofrece. Lo que parece una película de atracos bien iniciada, se torna una película donde se explora la manipulación de la mente humana y como puede variar la percepción de la realidad.
La película dispone de ese cóctel tan interesante donde a partir de un McGuffin, los personajes se ven envueltos entre la realidad y los recuerdos. Una vez que aceptamos barco y como espectadores, dejamos pasar esa forma de hipnotizar y sus resultados, la forma de desarrollar la trama consigue que todo lo bien construido del inicio se vaya desplomando.


La película presenta un reparto con atractivo, el protagonista interpretado por James McAvoy es una especie de Ewan McGregor. Luego tenemos un Vincent Cassel en un personaje contundente con una interpretación bien llevada, y en medio está Rosario Dawson, mostrada de una forma exuberante en un personaje a medio camino de damisela necesitada y femme fatale. En conjunto de los secundarios, una vez hechas todas las presentaciones en pantalla, los personajes quedan como marionetas del guión a merced de Danny Boyle y sus piruetas efectistas.

La fotografía está a cargo de Anthony Dod Mantle, director de fotografía que desde 28 días después, excepto en Sunshine, a trabajado con  Danny Boyle hasta la fecha. Este es el aparado más destacado de la película, en conjunto de algunos movimientos y soluciones de cámara que funcionan muy bien. La iluminación de la película es muy atractiva y los planos trabajan muy bien la idea y concepto general de la historia. El defecto se encuentra en que se repiten conceptos y se incide demasiado sobre la misma idea. La sobrecarga  visual en las películas de Danny Boyle forman parte de su estilo y no se puede negar que en sus películas encuentras muy buenos planos, pero consiguen saturar, sobre todo por buscar un golpe de efectismo sobre todo el resto de elementos. En Trance ocurre lo mismo, hay planos buenos y bien iluminados, pero en conjunto no funcionan y en gran parte es por algunas decisiones de montaje y por el guión. La banda sonora está acorde con el tono de la película con momentos interesantes, compuesta por Rick Smith que había colaborado anteriormente con Boyle en Trainspotting La playa y Sunshine. En conjunto con las imágenes funciona muy bien, se consigue acentuar el tono de modernidad que tiene la película con algunas canciones como Bullet Cut que destacan sobre otras.


Durante toda la película se abusa de enrevesar más de la cuenta la historia con una forma rimbombante y más rebuscada de lo que es el contenido. Desde el inicio se muestran indicios y pistas que muestran el desenlace y justifican algunas escenas, pero aún así, no se puede evitar la sensación de trampa que de forma innecesaria, complica en lugar de aportar algo de interés a la película. El rompecabezas que pretende armar Danny Boyle podría haber sido muy interesante, pero por momentos, lo que consigue es hacer perder el interés por lo que sucede, de forma gradual te aleja de los personajes y al final te da un poco igual lo que les ocurra. Lo cual es una lastima, pues se agradece que no se aborde una película de este tipo del modo tradicional, aunque se nota que todo está preparado para el gran giro final, el último tramo con un innecesario cúmulo de excesos consigue aturdir en lugar de excitar el impacto de la revelación. Acaba pareciendo ridícula incluso intolerable.

Puntuación

3 comentarios:

  1. Me falta ver Millones y Una historia diferente. Tumba abierta es un buen thriller con una premisa similar a la de un robo a un banco. A mí me gustó, tenía influencias Coen/Hithcock, aunque con cierto toque risueño en el desenlace.

    Para mí el bajón viene con Sunshine el desenlace, la primera parte está muy bien y La playa, le pasa algo muy similar.

    Con Slumdog y 127 horas levanta cabeza, al menos para mí. Veo que en Trance la vuelve a agachar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En general lo que suele ocurrir con sus pelis es lo de llamar la atención, empezar muy bien y terminar cagándola.

      Pensaba que Tumba abierta era comedia, la de Millones tampoco la he visto pero me llama la atención y la de 127 Horas no me llama la atención.

      La cuestión es que por una cosa o por otra le suelo dar oportunidades a Danny Boyle y lo normal es que termine decepcionando xD

      Eliminar
    2. Tiene un punto cómico, pero por lo que recuerdo, no era al uso. Su mejor obra es Trainspotting.

      Eliminar