1/9/13

Kick Ass 2: Con un par

Título original: Kick-Ass 2
Año: 2013
Duración: 103 min.
País: Estados Unidos
Director: Jeff Wadlow
Guión: Jeff Wadlow (Cómic: Mark Millar)
Música: Henry Jackman, Matthew Margeson
Fotografía: Tim Maurice-Jones
Reparto: Aaron Taylor-Johnson, Christopher Mintz-Plasse, Chloë Grace Moretz, Lyndsy Fonseca, Clark Duke, Evan Peters, Jim Carrey, Donald Faison, Robert Emms, Morris Chestnut, John Leguizamo, Lindy Booth
Productora
Universal Pictures / Marv Films

Después de que la loca valentía de Kick-Ass (Aaron Taylor-Johnson) inspirara a toda una oleada de nuevos defensores del bien dirigidos por el implacable coronel Barras y Estrellas (Jim Carrey), nuestro héroe decide unirse a ellos. Pero cuando Bruma Roja (Christopher Mintz-Plasse), que regresa con el nombre de El Hijop**a, decide deshacerse de esta panda de superhéroes aficionados, solo Hit Girl (Chloë Grace Moretz) podrá impedir que los aniquile.

En un panorama bastante saturado de adaptaciones de superhéroes convencionales. Productos como Defendor, Super o la primera parte de Kick Ass, han supuesto un soplo de aire fresco. No quiere decir que productos como Los Vengadores, Capitán Ámerica, Iron Man, Hulk, Thor etc. no merezcan reconocimiento, halagos, que no hayan debido hacerse, ni dejar de hacerlas tampoco.

Pero mezclar la vida real -dentro de los momentos ficticios, que los hay- con el mundo de los superhéroes sin poderes, ni miles de millones invertidos en artilugios y armamento, se agradece. Es una forma distinta de disfrutar el mundo del cómic en la gran pantalla.
A nivel comercial, la más remarcable de los tres ejemplos mencionados, sería Kick Ass. Basada en una serie de 8 números recopilados en un tomo y guionizada por Mark Millar con dibujos de John Romita Jr. no es de extrañar que ésta se rodase -al menos eso tengo entendido- casi a la par que se escribía el cómic, pues, aún con su lenguaje mal sonante y exceso de violencia en un producto de semejantes características, ya auguraba cierto éxito.

Las predicciones se cumplieron, el film se alzó con 13 nominaciones y 6 premios, de los cuales la artista del momento, Chlöe Grace Moretz (La invención de Hugo, Déjame Entrar y pendiente de estrenar el remake de Carrie), se llevó cinco a su casa. Nada que decir de la recaudación, solo en USA el primer fin de semana recuperó el 90% del presupuesto. De esta manera, era cuestión de tiempo, y no mucho, que Mark Millar, también guionista de algunas de las series de mayor éxito de los últimos años como The Authority, Ultimate X-Men o The Ultimates, se pusiera a trabajar en un segundo tomo.

Respecto al film, Matthew Vaughn director de Layer Cake y X-Men: Primera generación, que llevó la batuta en la primera parte, abandona el puesto de dirección y pasa a ejercer como productor en esta segunda parte. Delegando esa tarea a Jeff Wadlow, director de Cry Wolf, film que recuerdo vagamente como meramente entretenido, pero nada destacable.
A decir verdad, entre el kafkiano trailer y el cambio de director. Además de las regulares opiniones que leí en De Fan a Fan del segundo tomo del cómic, en el que se ha basado Wadlow para escribir el guión, tenía mis dudas respecto a esta secuela. El nivel de fidelidad no puedo corroborarlo, ya que no lo he leído. Cosa que si hice con la primera parte y salvo un poco más de violencia sobre el papel, era muy fiel.
Aunque mi gratitud para con la primera entrega, ha conseguido que me desplace a verla. Y puedo decir tranquilamente, que aunque ha perdido algo de frescura y originalidad, algo que sucede en casi cualquier secuela, para mí han conseguido un producto suficientemente digno de su antecesora.

La historia continúa tal cual donde se quedó la primera, con unos personajes algo más creciditos, pero con bastantes puntos en común y una narrativa muy similar. Con la voz en off del protagonista y ciertas imágenes que hacen referencia a los acontecimientos pasados, nos ponen en situación a los que hemos visto la anterior, y a los que no también.
La estética sigue los caminos y pautas marcados en la primera parte, aunque todo es mucho más excéntrico y salido de contexto en algunos momentos del film, sobre todo cuando empiezan a organizarse los dos grupos; los héroes y los villanos. Mostrando un montón de personajes peculiares, en estética y características. En la realidad de la película, a priori, parece que ser un superhéroe, además de que conozcan tu identidad ya no supone un problema. Incluso está de moda.


Aaron Johnson, Christopher Mintz-Plasse y Chloë Grace Moretz se han hecho con las características y roles de sus personajes de una manera sorprendente. Mintz regresa completamente desbocado, antes, a pesar de sus ingeniosas trampas, era un niño patoso y estúpido. Aquí se convierte y reinterpreta así mismo, de manera más cercana a su nuevo propio pseudónimo, Motherfucker -aquí traducido Hijoputa-. A decir verdad, casi todos los nombres los han cagado bastante traduciéndolos.

Moretz que con tan solo 16 años hay que ver como se está desarrollando, magnifica. Se enfunda mucho menos rato el traje de Hit Girl de lo que esperaba, pero sigue estando pletórica en su interpretación y repartiendo hostias a diestro y siniestro, eclipsando en más de una ocasión al propio Kick Ass interpretado por Aaron Taylor-Johnson, que supuestamente es el protagonista absoluto.
Pero a nivel interpretativo son los tres los que llevan el peso del film, el resto de superhéroes nuevos no destacan por encima de ninguno de ellos, incluso los hay que ni son presentados, son meros extras. El único que vale la pena mencionar, es el irreconocible física e interpretativamente, Jim Carrey en el papel de Coronel Barras y Estrellas, poco exprimido en su papel, todo hay que decirlo.

La banda sonora de Henry Jackman (co-compositor en la primera parte) y Matthew Margeson continúa siendo bastante jovial y muy respetable con el tono gráfico, mucho más alocado, sí, más aún. Sin embargo, así como en la primera parte contabamos con el Stand Up de The Prodigy o el Banana Splits de los Dickies, facilmente reconocibles por un servidor, sumando puntos en mi valoración personal. Esta vez no he alcanzado a reconocer ningún tema, salvo la remezcla de la melodía principal del Tetris de máquina recreativa, ¡sí! ese que salía el ruso bailando cuando pasabas de pantalla. Melodía usada con inteligencia y vehemencia para presentar los superpoderes dotes de uno de los villanos reclutados por Motherfucker.

Pero al menos han mantenido Flying Home, el main theme de la primera parte. Es más, suena en varias ocasiones a lo largo de la película, y aunque pueda parecer que carece de originalidad, es todo un acierto. Es un tema que a pesar de no incluirse en la edición de la banda sonora de la primera parte, se convirtió en todo un sello de identidad del personaje de Kick Ass, con el que te identificas cada vez que suena dicha melodía.

El nivel de violencia se ve mermado en regularidad, pero no en cantidad. Me explico, está bastante más espaciado, pero cuando hay, ¡hay!. Toda la masacre, miembros amputados, sangre salpicando etc. se sigue sirviendo en bandeja digital, pero son planos tan rápidos que cumplen perfectamente, tal como lo hicieran en la primera parte.
Dichos espacios carentes de acción, se rellenan con la parte sarcástica de los personajes. La película juega muy bien con la parte crítica de la sociedad moderna, a nivel tecnológico y de comportamiento de la gente.
Por contra, la parte que se desarrolla en el instituto es demasiado tediosa en alguna ocasión, acercandose a una película comercial de adolescentes y sus estupideces, perdón, inseguridades. Además, los estudiantes que pululan por el instituto son tan odiosos que dan ganas de vomitar, por suerte está Hit Girl (sin traje) pero con su sarcasmo y sus constantes salidas de tono, físicas y verbales, para marcar la diferencia y salvar por completo esas secuencias. Vamos, que en general está bien llevado.


Lo único que se le puede recriminar es a nivel contextual, y por momentos, su nada cuajante dramatismo argumental, menos serio y consecuente con los hechos que intentan explicar, en parte debido a una falta de equilibrio entre el humor y la parte dramática.
Al final se centra mucho en la adolescencia de Hit Girl, no en un problema realmente gordo o peligroso. Porque seamos claros, aunque intentan aparentar lo peligroso que puede ser Motherfucker, no deja de ser una pandilla de frikis jugando a rol en vivo, sí con el riesgo de acabar muerto, pero no impone el respeto y miedo que imponía su padre en la primera parte. Y la parte que introducen al tío de éste, tampoco cuaja por ningún sitio. El legado de Frank D'amico se ha visto suplantado por la divertida degeneración y locura de su propio hijo, Chris D'Amico, perdón, ¡Motherfucker!.

La primera parte, a pesar de su tono cómico, estaba algo más comedida y todas las situaciones giraban en torno a su argumento con un pretexto final. En cambio en esta segunda parte, las situaciones son ideadas en pro de la siguiente escena. De forma que aparecen y desaparecen personajes de una forma un tanto brusca. Por suerte al final te acabas centrando en los tres personajes principales y no le das demasiada importancia. Por encima de la media, consigue divertir y entretener al espectador durante sus apenas 100 minutos.

Puntuación

5 comentarios:

  1. Muy de acuerdo con tu crítica. Desde luego, esta un peldaño por debajo de la primera parte, lo primero por la diferencia de dirección, y lo segundo como bien menciones, esa falta de frescura y orignalidad que tenía la primera. Pero para nada desmerece de su predecesora, y desde luego merece más de un visionado.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a nivel de dirección no he notado una gran diferencia. Si algo le falta, es riesgo. Pero al tomar un camino más humorístico que la primera no se nota tanto. Sí que lo merece, de hecho ya está en mi lista de compras.

      Eliminar
  2. La primera me pareció curiosa y un producto refrescante dentro del panorama del entretenimiento. Aunque tampoco es que me volviera loco de pasión. Esta secuela, en cambio, me produce una gran pereza. El trailer me pareció bastante lastimoso, así que pese a tu entusiasma opinión, creo la dejaré para cuando salga en Dvd.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa como a ti, la primera parte me gustó pero esta me da pereza, no tiene ningún aliciente que despierte curiosidad.

      Eliminar
  3. De una u otra forma, merece un visionado. Ya dirás que te ha parecido el día que la veas.

    ResponderEliminar