10/1/14

The Sacrament

Título original: The Sacrament
Año: 2013
Duración: 95 min.
País: Estados Unidos
Director: Ti West
Guión: Ti West
Música: Tyler Bates
Fotografía: Eric Robbins
Reparto: Amy Seimetz, Joe Swanberg, Kate Lyn Sheil, AJ Bowen, Kentucker Audley, Gene Jones
Productora: Worldview Entertainment / Arcade Pictures

Unos cineastas se verán atrapados en una ceremonia de una secta que planea realizar un suicidio en masa.

Ti West es un director del que no soy fan absoluto, pero si defensor de sus trabajos. Y aunque no los he visto todos, no me he sentido defraudado con ninguno de los trabajos visionados. No se puede discutir que es un director especial, y desde luego, se ha ganado detractores con cada nuevo trabajo, de hecho, Innkeepers fue masacrada sin impunidad por un gran sector del público. Y a The Sacrament le cayó una buena tanda de silbidos al finalizar la proyección. Pero creo que todavía queda mucha gente que le brinda su apoyo a West, y yo soy uno de ellos.


A modo de semi-found footage, digo semi, puesto que a veces parece filmado por un cámara profesional. Entre segmentos de ABC of Death y V/H/S, West, con desarrollo de película, nos presenta en su sexto largometraje un falso documental que se basa libremente en los acontecimientos de la masacre de Waco, hechos reales acontecidos en 1993.

Digo libremente, porque la forma de plasmar los hechos y la forma en que influyen éstos entre los feligreses es muy similar. Pero el desarrollo y los acontecimientos no son estrictamente referenciales a lo que pasó realmente dentro de la secta de los Davidianos. De hecho, críticamente hablando, es bastante genérico en cuanto a sectas se refiere. La película se centra mucho en el qué y el cómo. Ardua crítica al poder de la palabra (y un poco de miedo) infundido en la mente de las personas puede llegar a conseguir.

La historia se mueve entre tópicos, cierto, y hay ciertas licencias que conviene pasar por alto. Además no es que aporte nada nuevo al mundo sectario dentro del cine. Pero el film está realizado de forma eficiente para el tipo de producto que es. Y si te implicas con sus personajes, principales y secundarios, éste te atrapa de forma muy factible.

Para mí el carisma y atractivo de la película se encuentra en las interpretaciones y sus decorados, que bien, pueden recordar al poblado de Lost, pero nada más lejos de su diseño.
Sam y Jake, son los protagonistas principales, interpretados por AJ Bowen y Joe Swanberg, ambos han trabajado con West en otros trabajos del joven cineasta. El rol como investigadores lo ejercen con solvencia e interés para el espectador. Pero si alguien destaca en toda esa farsa sectaria que es The Sacrament para sus protagonistas, es Gene Jones, actor que ha realizado papeles menores con los Coen o Raimi, en No es país para viejos y Oz, un mundo de fantasía, respectivamente. En su interpretación de The Father, líder de la secta, Jones hace un papelón sublime.


The Sacrament juega a dos bandas, nos muestra lo maravilloso que muestra ser una secta, pero esconde esa realidad oscura y marchante que son. Y la banda sonora de Tyler Bates, que se mueve en un registro diferente a otros de sus trabajos más comerciales, como 300, Doomsday o La hora más oscura, potencia esa sensación. Con melodías sobrias y canticos espirituales acompaña las dos caras de la moneda.

The Sacrament puede que no sea un film redondo, e incluso, si nos ponemos puntillosos hallaremos imperfecciones, que a mi forma de ver, no afectan al ritmo ni a la calidad final de la película. The Sacrament, a pesar de las diferencias visuales y de desarrollo, destila ecos de The House of the Devil, su trabajo más emblemático. Unos trazos que no la distancian tanto en su forma final.

Puntuación