26/7/14

Her

Her poster
Título original: Her
Año: 2013
Duración: 126 min.
País: Estados Unidos
Director: Spike Jonze
Guión: Spike Jonze
Música: Arcade Fire, Owen Pallett
Fotografía: Hoyte Van Hoytema
Reparto: Joaquin Phoenix, Scarlett Johansson, Amy Adams, Rooney Mara, Olivia Wilde, Chris Pratt, Sam Jaeger, Portia Doubleday, Katherine Boecher, Alia Janine, Matt Letscher
Productora: Sony Pictures Worldwide Acquisitions (SPWA) / Annapurna Pictures

En un futuro cercano, Theodore, un hombre solitario a punto de divorciarse que trabaja en una empresa como escritor de cartas para terceras personas, compra un día un nuevo sistema operativo basado en el modelo de Inteligencia Artificial, diseñado para satisfacer todas las necesidades del usuario. Para su sorpresa, se crea una relación romántica entre él y Samantha, la voz femenina de ese sistema operativo.

La película se ambienta en un futuro tan cercano, cotidiano y próximo la realidad que vivimos, donde la mayor parte del tiempo lo pasamos absortos frente a una pantalla de 4 pulgadas. Desde la más sosegada calma y envuelto bajo un manto de tristeza, Spike Jonze, el director de Cómo ser John Malkovich y Donde viven los monstruos, muy a pesar de sus carencias rítmicas, nos captura en un digerible y abrupto romance.

Cierto es, que la historia contiene momentos felices, incluso, guarda tiempo en sus dos horas de duración para plasmar lo cómico, pero su narrativa general se presta al vacio emocional para sus personajes. Unos personajes que se sienten incompletos la mayor parte del tiempo e indecisos en sus acciones amorosas.

En un colorido mundo que parece inspirado en las creaciones de la diseñadora Agatha Ruíz de la Prada, la tecnología se integra de manera muy cotidiana con el entorno, visualmente no hay esencia futurista. La tecnología de Her se apodera de sus personajes tal cual lo hace con nosotros en la vida real.

Lo único que hayaremos lejano, es esa capacidad de dialogar y, sobre todo, mantener una fluída conversación, pudiendo razonar con la misma, cómo si fuera otra persona. Esta tecnología, que actualmente, está en fase de desarrollo le otorga la etiqueta de ciencia ficción, pero ¿quién sabe si dentro de unos años esto será posible?. De todas formas, la película se centra en lo existencial de sus personajes, no en una amplitud fantástica.


Las lecturas que ofrece la película son amplias y, no queda claro, si lo que quería transmitir Jonze, si era una poética reflexión moralista sobre los altibajos de una relación amorosa o, por el contrario, hacer eco desde una parte crítica, a la invasión tecnológica que sufrimos las personas, o quizás eran ambas cosas.

Lo que queda claro es que Theodore, un tipo solitario que se siente incompleto tras su ruptura emocional, interpretado por Joaquin Phoenix, al que vimos en El bosque y Señales, ambas de M. Night Shyamalan, realiza una interpretación, que sin destacar en exceso, encaja a la perfección en la visión que transmite el personaje. En el papel con Catherine, la ex mujer de Theodore, interpretada por Rooney Mara, que realizó el remake de Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres dirigido por David Fincher, goza de pequeñas apariciones a lo largo de la película, muchas, en forma de flashbacks, y su proyección durante el filme la convierte en un personaje bastante secundario.



Si alguien ocupa la posición de estrella femenina, esa es Scarlett Johansoon (The Spirit), aunque su aparición se limita a poner la voz a Samantha, la OS y nueva novia de Theodore. Sin embargo, en el doblaje realizado por Inés Blázquez se pierde cualquier rastro de la actriz. En presencia, el papel reconocido se lo lleva la sexy y sencilla Amy Adams (The Fighter), una amiga de Theodore. Sus apariciones están igual de comedidas que las de Rooney Mara, pero ésta hace más que creíble su interpretación, es como Theodore pero en cuerpo femenino.

La minimalista banda sonora creada por Arcade Fire, no hace más que acrecentar la mencionada ausencia de ritmo en la película, que sin volverse aburrida, requiere paciencia e implicarse de forma interesada con los pensamientos y necesidades de Theodore. Otros temas como Magnesium de Sam Spiegel o The Moon Song de Karen, encajan a la perfección con la tonalidad y prisa que se da el film en contar las aventuras del solitario Theodore.

Her es una película que se toma licencias, como las de que la gente también oiga a Samantha fuera del auricular, bastante omisibles en el contexto global. Además, tiene la capacitación de no convertirse en una obra imborrable, pero sí que el suficiente talento para dejarte pensando en ella durante un rato.

Puntuación

No hay comentarios:

Publicar un comentario