13/9/14

Jumanji

Crítica realizada por Maxy Asecas

Jumanji
Título original: Jumanji
Año: 1995
Duración: 104 min.
País: Estados Unidos
Director: Joe Johnston
Guión: Jonathan Hensleigh,
Greg Taylor, Jim Strain (Novela: Chris Van Allsburg)
Música: James Horner Fotografía: Thomas Ackerman
Reparto: Robin Williams, Kirsten Dunst, David Alan Grier, Bonnie Hunt, Jonathan Hyde, Bradley Pierce, Bebe Neuwirth, Adam Hann-Byrd, Patricia Clarkson Productora: TriStar Pictures

Alan Parris queda atrapado durante 25 años en un juego de mesa mágico y muy antiguo llamado Jumanji. Cuando, por fin, es liberado por dos niños, una manada de animales exóticos queda también en libertad.

La semiología es el estudio del signo. Cada uno de esos signos podemos darles un significado. Asociamos un trueno con lluvia, el humo con fuego, etc. Aplicando esta teoría, al escuchar el sonido de tambores solo podemos pensar una cosa: Jumanji está aquí. 

El joven Allan Parrish (Adam Hann-Byrd) es un joven que lo tiene todo, buena posición social, una enorme casa, abusadores escolares, un amor de juventud y unos padres que no lo entienden. Todo cambia cuando un extraño sonido de tambores provenientes del aún más extraño juego Jumanji lo adentra al interior de la jungla. Veinticinco años después, la casa de los Parrish está en ruinas y son los jóvenes Peter y Judy (Bradley Pierce y Kirsten Dunst) los supuestos “elegidos” en liberar al ya crecido Allan (Robin Williams) y terminar el juego.

Es probable que la premisa principal de la película nos relate una aventura fantástica para los más chicos. A medias. Si, es cierto, el film tiene grandes arquetipos de ese cine de aventuras para jóvenes: un reconocido actor principal haciendo de héroe y dos molestos mocosos que empiezan siendo de una forma y conforme avanza la película, cambian radicalmente. No es solo una película que moleste por los típicos clichés de esos films. Tampoco la sosa intervención de Bonni Hunt como interés amoroso de Williams. Sino que la película se enfoca demasiado en mostrar unos defectuosos efectos especiales y dándonos momentos dramáticos que parecen más sacados de una historieta de superhéroes de los años ‘40. Casi poco o nada.


No hay que malinterpretar cuando afirmamos que los efectos especiales no son del todo malos. Las secuencias que vemos de la estampida en la biblioteca son admirables en todos los aspectos. Tanto en lo técnico como en lo visual funcionan. El gran problema viene de los monos que aparecen en el film – que son los que más aparecen en toda la película -. Anatómicamente no se parecen absolutamente en nada a un mono de verdad. Incluso esa mirada diabólica que ponen, son tan irreales y poco creíbles que más que agradar a los chicos, los asustan.

Muchas veces nos preguntamos qué mensaje nos quiere dejar un film. Es ahí donde el doble personaje de Jonathan Hyde aparece. Por un lado interpreta al duro y estricto padre de Allan, Samuel. Por otro lado le da vida a Van Pelt, un cazador obsesionado en perseguir a Allan y matarlo como si se tratara de un trofeo de caza. Este es el único personaje interesante, pues le da sentido a todo el film. “Jumanji” nos deja un mensaje de superar nuestros miedos y eso lo vemos con Samuel Parrish/Van Pelt. Pensemos por un minuto que Allan, en ambas edades del film, le huye a esa figura de autoridad. Se siente amenazado por el carácter de su padre, casi como una presa es acechada por un cazador. 



Pero parece que el director Joe Johnston, quien es un especialista en dirigir aventuras fantásticas como “Cariño, he encogido a los niños” o la incomprendida “Rocketeer”, entre otras; se olvidó de algo fundamental: que nos agraden los personajes infantiles. Sentimos empatía por Williams y por Hunt, pero los personajes de Dunst y Pierce son tan irritables que básicamente hunde todo el concepto fundamental de un film para chicos en la inmensidad de una selva oscura.

Puntuación

No hay comentarios:

Publicar un comentario