15/10/14

Annabelle

Annabelle
Título original: Annabelle
Año:  2014
Duración: 98 min.
País: Estados Unidos
Director: John R. Leonetti
Guión: Gary Dauberman
Música: Joseph Bishara
Fotografía: James Kniest
Reparto: Annabelle Wallis, Ward Horton, Alfre Woodard, Eric Ladin, Gabriel Bateman, Paige Diaz, Tony Amendola, Michelle Romano, Brian Howe, Morganna May
Productora: Warner Bros. Pictures / Evergreen Media Group

John Form encuentra el regalo perfecto para su mujer embarazada, Mia: una preciosa e inusual muñeca vintage que lleva un vestido de novia blanco inmaculado. Sin embargo, la alegría de Mia al recibir a Annabelle no dura mucho. Durante una espantosa noche la pareja ve como miembros de una secta satánica invaden su hogar y los atacan brutalmente. No sólo dejan sangre derramada y terror tras su visita los miembros de la secta conjuran a un ente de tal maldad que nada de lo que han hecho se compara al siniestro camino a la maldición que ahora es Annabelle.

Annabelle, el spin off de The Conjuring dirigida por James Wan (Insidious, Saw) y rebautizada como Expediente Warren en nuestro país, dejaba la puerta abierta al caso de la inquietante muñeca Annabelle, la cual, se nos presentaba levemente dentro del caso Warren.
Tras el incomprensible éxito -idem para Insidious- sólo era cuestión de tiempo que algún otro director, o el propio Wan, se hiciera cargo de la dirección del ¿esperado? spin-off.

Inmerso en plena post-producción de Fast and Furious 7, Wan le da el relevo a su director de fotografía habitual, John R. Leonetti.
Leonetti se atreve a presentarnos un ejercicio cinematográfico que insulta al fan del género. No queda claro si la intención era realizar un burlesco homenaje, o por el contrario, hacer una auténtica película de terror. Porque si es esto último, más vale que como director se retire a una isla desierta.

El trailer auguraba lo peor, pero antes de continuar aviso que pertenezco a esa minoritaria parte del público que detesta Insidious y que The Conjuring le pareció pasable solo a grosso modo, y en comparación con Insidious. Motivos que inducen a pensar que estoy exagerando en mi negativa opinión sobre Annabelle.


Pero tras meditar y deshacerme de mis prejuicios, me dispuse a disfrutar de una película correcta en su categoría de terror descafeinado. Desgraciadamente, el resultado es mucho peor de lo que esperaba en mi interior y ya sabía que sucedería. Pero por primera vez, el descontento del público ha sido general. No recuerdo un porcentaje tan elevado, diría que más del 70% del público del Auditori en el Festival de Sitges, abucheó la película en su desenlace.

Una película que se sustenta de los elementos más clásicos del cine paranormal, y entremezcla Poltergeist con Muñeco diabólico, influencia que no se da por pura casualidad, Leonetti se encargó de la fotografía de la tercera entrega de la saga de Chucky. Dicho así, suena bien, pero no, la combinación es muy agria.

La pésima dirección de actores, hace al film lo más previsible visto en años en el terror. Eso no tendría importancia si al menos tuviera algo de terror, o los sustos no fueran ampliamente predecibles, ni siquiera el primero de ellos surte efecto. Normalmente el más efectivo de todos, hasta que pillas el esquema sonoro de la película, pues ni con esas.

El gastado truco del ‘chan’ y su chirriante banda sonora, compuesta por Joseph Bishara (habitual compositor en los films de James Wan) se dedica exclusivamente a reventarnos los tímpanos. La puesta en escena es ridícula y pretenciosa, además no asusta, ni causa sobresalto alguno, una sensación de auténtico ridículo.


Los estereotipados personajes y las interpretaciones de los actores son muy poco creíbles, lejos de las vistas en The Conjuring. Por no hablar de las distintas reacciones de algunos de los personajes, totalmente incongruentes. Donde el guionista Gary Dauberman (Arañas asesinas) se queda más ancho que largo con estas resoluciones tan lógicas en su cabeza, porque en la nuestra no creo.

Dejo algunas de ellas que me parece bien mencionar.
 - Spoilers - Si te deshaces de la muñeca y ésta reaparece de la nada, no es lógico que la aceptes como si fuese tu propia hija. El cura que se lleva la muñeca en su coche, que no contento con ello, la pone en el asiento de atrás. El vergonzoso desenlace, con un mensaje claramente xenófobo; el sacrificio voluntario de los negros en pro de que los blancos vivan. Y que decir del huevo de pascua que rubrica una secuela en función de la taquilla, en el que una mujer va a comprar un regalo a su nieta o hija, no recuerdo bien. Para el caso, lo mismo es, compra la peor muñeca posible, la que parece haber sido atropellada por un camión, que bonita es. ¡Ole! con dos pares bien gordos. -Fin Spoilers-

The Conjuring, adolece de algunos de los múltiples errores que comete Insidious, y a mi entender James Wan es actualmente un director sobrevalorado, su mejor película es Saw, un trabajo que cuenta ya con una década. Pero gustos personales aparte, hay que reconocer que Wan dirige sus películas con un talento, del que Leonetti no goza ni demuestra en ningún momento durante Annabelle. Wan sabe mover la cámara, dirige a los actores mucho mejor, y generalmente recrea unas buenas puestas en escena de una calidad visual notable. Y aunque, acaba cometiendo los mismos errores, sobreactuando a la propia película con excesos visuales, goza de un talento que Leonetti no demuestra durante Annabelle, y que en un intento de llegar a sorprender se limita a copiar infructuosamente todos los elementos que usa su tocayo.

¿Se puede ser más previsible, ridículo y tontorrón? Parece ser que sí, Annabelle da buena cuenta de ello.

Puntuación

4 comentarios:

  1. buscasendas16/10/14 0:08

    A gusto que te has quedado con esta basura. Te ha faltado decir que el publico tenia ganas de apuñalarse los ojos con tal de no seguir viendo este insulto cinematografico xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es muy evidente con todo lo mencionado en la crítica.

      Eliminar
  2. Pues yo fui con las expectativas tan bajas que me pareció entretenida y todo. Estuve en el Auditori y no oí ni un solo abucheo. Esta claro que es más de lo mismo, disfruté Insidious y The Conjuring y no tanto Insidious 2. Annabelle está por debajo de todas ellas pero se ciñe a su estructura, en ese sentido no me parece pretenciosa. Es un producto fast food, si quieres te lo comes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues me ¿alegro? por ti. Pues en los créditos finales la silbaban bastante mal. Sí, está muy por debajo.

      Saludos.

      Eliminar