7/10/14

In Order of Disappearance

In Order of Disappearance
Título original: Kraftidioten (In Order of Disappearance)
Año: 2014
Duración: 115 min.
País: Noruega
Director: Hans Petter Moland
Guión: Kim Fupz Aakeson
Música: Brian Batz, Kaspar Kaae, Kåre Vestrheim
Fotografía: Philip Øgaard
Reparto: Stellan Skarsgård, Bruno Ganz, Pål Sverre Hagen, Birgitte Hjort Sørensen, Jakob Oftebro, Anders Baasmo Christiansen
Productora: Paradox Spillefilm / Film i Väst

Nils, de 45 años, conduce una barredora de nieve por un remoto paraíso nevado. Un día recibe una llamada telefónica: su hijo, que acaba de empezar su carrera universitaria en Oslo, ha muerto por una sobredosis de droga. De repente, Nils se verá envuelto en una guerra entre bandas de narcotraficantes.

Desde tierras nórdicas, Noruega. El cineasta Hans Petter Moland nacido en la ciudad de Oslo, nos presenta un thriller de mafiosos de moderada intensidad y con un punto de acción muy clásico, deudor del mismo género europeo de los años 90. El film parodia el género de espías y mafiosos, con el motor del crimen y venganza como impulsor del guión.

El inteligente tono cómico del film, en el que predomina el sarcasmo con unos diálogos hacen burla entre las distintas nacionalidades de algunos de sus personajes, además, de las burlas a las diferentes costumbres sociales de los distintos países a los que pertenecen algunos de ellos.


Sin que esto sirva de precedente para fomentar el racismo, hay que tomarlo con humor, puesto que en todo momento lo hace desde el más absoluto punto cómico y sin ánimo de ofender a nadie. También hay lugar para la mofa de la política, en la que nos enseña que su nivel de inteligencia no se limita al caca, culo, pedo, pis.

Las interpretaciones de todos sus actores son igualmente cómicas y a medida que los conocemos, vemos como el guión hace de ellos una parodia de los tópicos de los gangsters, pero sin caer en el ridículo de las comedias más básicas. Los verdaderos protagonistas de la película son Greven y Nills, interpretados por Pål Sverre Hagen y Stellan Skarsgård sin el olvidar a Papa, el gran papel que hace Bruno Ganz (El hundimiento) en su forma paródica de El Padrino.

El esquema de la película se desata en un western moderno en una mezcla con elementos muy propios de la mafia italiana. Con una fotografía y una banda sonora tan ecléctica como los propios parajes gélidos en los que la historia se desarrolla. Sus efectos especiales de mano firme en lo que lo digital se muestra de manera muy sutil.


En el tramo central la película decae en ritmo, más aún si lo comparamos con el arranque tan potente que tiene, éste se normaliza a medida que avanza la película. Una de las gracias de la película es que nos presenta a los personajes de la manera en que desaparecen, así lo anuncia su título en Inglés, el original poco tiene que ver. Una forma cómica distinta de presentar a sus personajes, y que en los títulos de crédito finales se completa.

Un ejercicio cinematográfico que sin llegar a ser desternillante, es lo suficientemente divertido con sus dosis de sarcasmo político, racial y social, la mala leche y la crítica lo hace sin animo de ofender a nadie pero sin el repudio moralista de los más puristas.

Puntuación

No hay comentarios:

Publicar un comentario