5/10/14

Predestination

Predestination
Título original: Predestination
Año: 2014
Duración: 97 min.
País: Australia
Director: Michael Spierig, Peter Spierig
Guión: Michael Spierig, Peter Spierig (Historia corta: Robert A. Heinlein)
Música: Peter Spierig
Fotografía: Ben Nott
Reparto: Ethan Hawke, Sarah Snook, Noah Taylor, Elise Jansen, Freya Stafford, Christopher Kirby, Alexis Fernandez, Cate Wolfe, Madeleine West, Jim Knobeloch
Productora: Blacklab Entertainment / Screen Australia / Wolfhound Pictures

Un agente eventual del gobierno (Hawke) tendrá que realizar una serie compleja de viajes en el tiempo con el fin de detener a futuros asesinos.

Peter y Michael, los hermanos Spierig, nos presentan su tercera película. El resultado es mucho más acertado que su anterior film Daybreakers, que partía de una buena idea pero no terminaba de cuajar.

Adaptando un relato corto de Robert A. Heinlein, en Predestination nos presentan una película que juega con las paradojas y bucles temporales, que sin llegar al summum, lo hace con cierta maestría.

Aunque, el prólogo presentado no parece guardar relación alguna con la larga conversación que mantienen los dos protagonistas interpretados por Ethan Hawke (Daybreakers) y Sarah Snook (Slepping Beauty). Una conversación interesante pero que desvía nuestra atención sobre el prometedor prólogo. Y nos adentra en una secuencia más propia de un thriller convencional, que nos deja preguntándonos a nosotros mismos ¿dónde están los viajes en el tiempo? Pero toda esa conversación va cobrando sentido en las escenas contiguas, en las que la trama va soltando constantemente pistas cruciales con cada nuevo salto temporal que empiezan a realizar justo después de la conversación.

La mayoría de sus entresijos son de fácil resolución con las pistas ofrecidas. Sin embargo, el film salvaguarda sus dos mayores sorpresas de una manera efectiva, para llegado el momento, sorprendernos. Dos detalles que no son imposibles de averiguar, pero que cuestan de buenas a primeras. Cuando se desvelan no te caes de la silla, pero te sorprenden.

El diseño de producción está muy bien elaborado, sobre todo, en la parte de sus escenarios, que son recreados con notable fidelidad, en el pasado y el futuro, sin llegar a ser extremadamente futurista, el contraste visual entre ambos hace que la diferencia sea notable.


Los efectos especiales gozan de un toque minimalista y se apoyan fervientemente en la labor de postproducción. Donde el montaje hace buena parte de la faena y cobra importancia en estos, que se ejecutan con una inteligencia económica. Aunque, no les resta credibilidad alguna. El montaje está bien realizado y todo va encajando debidamente en el juego espacio-tiempo.

La interpretación de Ethan Hawke en la que el actor se muestra solvente pero moderado, nos presenta un personaje creíble en las distintas épocas a las que viaja. El personaje que interpreta Sarah Snook, que además, ejerce un papel doble y diametralmente opuesto, del que no doy más detalles para evitar spoilers, tiene mayor protagonismo en el contexto de la historia.

Los elementos temporales que usa el film y que genera las paradojas temporales hacen que te pierdas en algún momento de la historia, y son los vistos en otros films como Looper o Doce monos, salvando diferencias argumentales y artísticas, claro.


Su título hace honor a la trama en la que se desarrolla con tiempos discontinuos y algo liosos, pero el sorpresivo desenlace está bien atado. Momento en el que sí nos han quedado lagunas, se disipan. La duración puede parecer excesiva en la primera parte del mismo, la escena del bar, se alarga un poco más de lo necesario pero luego todo avanza debidamente.

El toque corporativo puede recordar a algunas de las películas de David Cronenberg, parte en la que Mr.Robertson aparece en ciertas escenas a lo largo de la historia, un personaje de aire turbio y misterioso interpretado por Noah Taylor (Charlie y la fábrica de chocolate).

La trama no ofrece novedades argumentales, salvo los pequeños entresijos que esconde la misma. Pero ésta sabe mantener el interés del espectador, incluso, con esas mencionadas lagunas a mitad de la película. No es un film sublime, pero bajo mi punto de vista, les ha quedado más redondo que su anterior película.

Puntuación

2 comentarios:

  1. La pelicula se entiende, aun no prestando debida atencion a las fechas del viaje. Entretenida, nada mas.

    ResponderEliminar