5/10/14

Rec 4: Apocalipsis

Rec 4: Apocalipsis
Título original: [•REC] 4: Apocalipsis
Año: 2014
Duración: 95 min.
País: España España
Director: Jaume Balagueró
Guión: Jaume Balagueró, Manu Díez
Música: Arnau Bataller
Fotografía: Pablo Rosso
Reparto: Manuela Velasco, Héctor Colomé, Mariano Venancio, Críspulo Cabezas, Paco Manzanedo, Emilio Buale, Ismael Fritschi, María Alfonsa Rosso, Carlos Zabala, Khaled Kouka, Paco Obregón, Javier Laorden, Cristian Aquino
Productora: Filmax

Ángela Vidal, la única superviviente de una terrible infección, es evacuada de un edificio. Sin embargo, a pesar de que la situación parece estar controlada, el caos vuelve a desatarse y la semilla del mal renace adoptando nuevas y terribles formas.

Rec 4 convierte a una película -la primera- que fue un fenómeno patrio y sus correctas secuelas en una saga agotada y poco resultona para el público exigente. Es cierto, que la película tiene los elementos dispuestos de una forma para gustar al público menos aficionado al género. El verdadero aficionado encuentra en ella todos los defectos posibles.

El guión hace más aguas que el propio mar en el que se desarrolla la historia. Las resoluciones que nos ofrece el guión, ofrece soluciones propias de telenovela venezolana, hubiera tenido más gracia si hubieran hablado con el acento propio de las mismas. Hay situaciones a las que el sentido común atenta contra nuestras neuronas.

Sin entrar en ciertas incongruencias argumentales, solo hay que ver las escenas que protagoniza el informático quebrando el sistema de seguridad y muchas otras. Hay que decir que tiene algunos momentos de tensión bien conseguida, donde Jaume Balagueró recupera elementos de las dos primeras entregas. Pero el terror que prometían, no ha vuelto.
.
El humor de la tercera entrega entró en la saga para no irse. Sin ser una comedia al uso, tiene demasiadas escenas en las que se recurre al humor en lugar de al terror. Con muchos referentes a Braindead, la mezcla de ambos géneros se realiza en una mala proporción y le pasa factura final a todo el conjunto, que no se decanta por ninguno de los dos géneros en concreto.

El espíritu que caracteriza la saga se desvirtúa con la proximidad a la saga Resident Evil, solo hay que ver la localización e instalaciones, además del uso de corporaciones ocultas que investigan la cura, es muy deudora de la corporación Umbrella.


A nivel técnico hay que reconocer la labor de maquillaje, aunque de poco sirve cuando el operador entra en acción. El pulso fílmico nunca ha sido una característica destacable en la saga, ya que su atractivo era que los protagonistas son los cámaras, comunmente llamado found footage. Pero lo cierto es, que en esta entrega el frenesí se apodera en exceso del operador de cámara y muchas de las secuencias se convierten en un mareo visual en que se tira por la borda algunos de los pocos méritos que se le pueden atribuir.

Con unas interpretaciones poco remarcables en aspectos positivos, la balanza se inclina al lado del suspenso. Malos de postín y buenos que parecen no conocer su verdadera finalidad en la historia. La película es insuficiente en su totalidad, no cumple ni las más bajas expectativas.


Es una saga que nunca me ha parecido la maravilla andante que se pregona, pero tal y como está el género de terror patrio, la primera entrega les quedó muy bien, sin entrar en los detalles del inteligente ejercicio económico.
En la segunda parte fueron inteligentes desviando el tema hacía un virus que mutaba a posesión demoníaca por un parásito. Elemento que sirve de unión con esta cuarta entrega, mejor unida con las dos primeras que con la tercera, entrega que me pareció una correcta comedia zombie, que lo único que hacía era aprovechar el tirón que tiene el título.

Aún recuerdo declaraciones que afirmaban que no habría secuelas. Ahora, rubrican la película como el cierre definitivo, algo que han aplicado en su promoción, pero no en el auténtico final que nos ofrecen, que por cierto ya es de auténtica risa. Una secuela que me provoca una total indiferencia. Si llegan a hacer una quinta entrega, cosa que no dudo al ver el símbolo del dólar, esa vez que no cuenten conmigo.

Puntuación

No hay comentarios:

Publicar un comentario